Seguro que has tenido una prenda de esas a las que se les tiene un cariño especial. Quizá la tejió o la cosió tu abuela, tu madre o tu tía. El vestido, falda o bufanda que dejó huella precisamente por estar hecho para ti con ternura y que el tiempo y el uso hicieron que su historia quedara ligada a tu propia historia. Esa misma sensación es la que despiertan las prendas de la Casita de Wendy. Una marca que ha sabido crear su propio espacio en el panorama nacional e internacional a base de creatividad, mimo, talento y, sobre todo, fidelidad a sí misma y a una forma genuina de ver el mundo y de vivir.

Para presentar a LCDW no puedo pasar por alto el hecho de que Björk apareció en la portada de uno de sus discos, y en varias revistas, con un vestido suyo hace ya casi 20 años, impulsando a sus creadores a seguir y a creer en sí mismos.

Inés Aguilar e Iván Martínez son los fundadores, y hoy Inés nos cuenta en primera persona algunos cómos y porqués de La casita de Wendy.

1. ¿Cuál es la aportación a la vida de las personas y al mundo de La Casita de Wendy? ¿Por qué hacéis lo que hacéis?

Somos personas creativas y productivas, nos gusta compartir nuestra visión del mundo y aportar al día a día de la gente cierto color y creatividad, algo de sueño en esta vida a veces difícil y gris.

2. No seguís tendencias, no trabajáis con modelos profesionales y no estáis en las pasarelas ni en el mundo del supuesto glamour de la moda. ¿Por qué tomasteis esta decisión?

Bueno, empezamos haciendo desfiles y siguiendo un poco el camino marcado pero nos dimos cuenta de que nuestro universo era distinto y lo expresábamos mejor a través de fotografías, vídeos y a través de las redes sociales. Tampoco nos sentíamos cómodos en un mundo muy de apariencia y bastante frívolo, de fiestas y contactos, etc… Preferimos buscar nuestro lugar, ser honestos, y también mostrar la realidad. No todo es glamour en la moda, hay mucho trabajo y conciliación con la vida familiar, es algo más real.

3. He oído que diseñáis para mujeres reales, con todo tipo de cuerpos. ¿Cómo se traduce esto en la práctica?

Tratamos de hacerlo, es obvio que es difícil porque la variedad de cuerpos es infinita, pero tenemos modelos, como nuestros jerseys trapecio, que son adaptables a muchísimos cuerpos. Tampoco hacemos ropa ceñida o incómoda, tratamos de que sean prendas amplias y cómodas. Nos dicen que no tenemos tallas grandes pero la realidad es que para las tiendas multimarca sí que las hacemos. Para la tienda Online nos cuesta mucho vender las tallas tanto grandes como pequeñas porque las clientas que compran online y sin probarse suelen ser de tallas fáciles. Por eso decidimos quedarnos en tallas intermedias que son las que se venden mejor online. Es por una cuestión de stock, no somos una gran empresa y no podemos tener stocks demasiado grandes.

4. ¿Cuáles son los criterios de sostenibilidad que seguís en LCDW?

Tenemos varios criterios. El primero es ético, todo lo producimos en talleres que cobran sueldos europeos y que trabajan como nos gusta trabajar a todos, con derechos humanos y con horario europeo. Por otro lado, al hacerlo todo aquí no hay grandes transportes y no contaminamos, reduciendo muchísimo el “footprint”. También tratamos de usar tejidos ecológicos en la medida de lo posible, no siempre podemos porque no hay demasiada variedad para pequeñas producciones y, sobre todo, tienen precios muy altos por ahora, pero estamos incorporando algodón orgánico y ampliando cada vez más su presencia en las colecciones.

Por último luchamos contra la obsolescencia y el “fast Fashion” de varias formas: nuestras prendas son diseños atemporales, diseñamos cosas originales que están fuera de las tendencias y así no pasan de moda, por lo que un diseño nuestro es siempre especial y original. Por otro lado, tratamos de que los materiales que utilizamos sean de buenísima calidad para que las prendas duren mucho tiempo. Por lo tanto, aunque en principio tengan un precio alto, siempre van a compensar porque van a durar muchos años tanto en el diseño como en los materiales.

5. Vuestra forma de entender la empresa no tiene nada que ver con el viejo paradigma de competitividad y hermetismo. Os caracterizáis por la transparencia, las colaboraciones y por compartir vuestro conocimiento a través de los cursos que impartís en EL ESTUDIO y en el IED ¿Cómo afecta todo esto a LCDW?

Nos parece todo un reto demostrar que la cooperación siempre es algo positivo y que aporta más que perjudica. Nos hacen ver que cada uno tiene que luchar por lo suyo y así nos sentimos muy solos emprendiendo. Sin embargo, en el momento que creas una red de apoyo y que compartes información y ayuda, siempre se obtienen beneficios, incluso el apoyo que supone tener grandes amigos en la profesión. La verdad es que gracias a El Estudio y a nuestros cursos (sobre todo el Workshop) hemos creado una comunidad creativa genial que seguimos ampliando año a año.

6. Cada colección está inspirada en un tema diferente. Son muy diferentes pero todas tienen algo en su estilo que te lleva a reconocer que son vuestras. ¿Cuáles son vuestras señas de identidad?

Al principio nos salía de forma inconsciente, pero poco a poco nos hemos dado cuenta de que tenemos una estética determinada y la fomentamos y cuidamos.

Podríamos decir que nos caracterizan el color, los estampados y también las formas simples y sencillas. Nuestra ropa refleja un mundo muy mágico y onírico.

7. El tema central de este número es la relación madre-hija. Eres madre de una niña. ¿Cómo ha influido la maternidad en LCDW y cómo lo vive ella?

La maternidad me ha influido mucho obviamente, es algo que te cambia por completo. Al principio fue un desbarate para mí porque yo estaba acostumbrada a trabajar sin parar y me costó compaginar tanto trabajo con los primeros meses de mi hija (sin poder parar porque con una empresa es casi imposible). Luego, el que naciera Valentina me forzó a buscar espacios de calma, a buscar una casita en el campo donde pasar más tiempo con ella….y a enfocar la empresa de otra forma, de una forma más equilibrada con la vida personal. También me influye mucho en el día a día donde su compañía y su imaginación es toda una inspiración y un refugio para mí. Además, ya tiene una edad en la que empieza a interesarse por el diseño y hacemos estampados y cosas juntas. Es muy divertido.

8. Y la pregunta que más te habrán hecho. ¿A qué atribuyes el éxito de la marca?

Supongo que diseñamos pensando en crear cosas bellas, atemporales y especiales, sin demasiadas pretensiones…. y conectamos con mucha gente a la que le gustan esas cosas bonitas. Mucha gente las atesora y nos lo dice, mucha gente nos manda fotos, nos sentimos afortunados de aportar algo bueno a la vida de las personas.

Te invito a conocer más a fondo el trabajo de esta marca llena de magia desde su web:
www.lacasitadewendy.com

O desde su instagram: @casitadewendy

 

Si te gustaría vestir siempre con ropa que no dañe tu salud, la del planeta, ni la de las personas que la fabrican y no sabes por dónde empezar, en nuestro CURSO GRATUITO te enseñamos todo lo que sabemos para que lo consigas sin perder tu estilo, ni mucho tiempo con el ensayo error. Apúntate y obtén acceso inmediato >>

Apúntate y obtén acceso inmediato >>

SUSCRÍBETE

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *