El Tencel es el tejido más sostenible y ecológico. Cuando recibimos consejos para ser más sostenibles o ahorrar recursos como el agua solemos escuchar propuestas del tipo, cierra el grifo al lavarte los dientes o no llenes la bañera. No quiero quitarle valor a estos actos porque todo suma, pero sé que saber elegir el tejido del que está hecha nuestra ropa puede ahorrar muchísima más agua que cualquier otro gesto. Una camiseta de algodón necesita 2700 litros de agua para llegar a tu armario, esa es el agua que beberías en 3 años. Por eso hoy quiero hablarte del Tencell como alternativa.

Tencel es una fibra 100% natural, de origen vegetal que se obtiene a partir de la pulpa de la madera mediante un proceso de fabricación totalmente ecológico. Se produce exclusivamente a partir de la pulpa de madera de árboles de eucalipto certificada por el Forest Stewardship Council (FSC) y la fibra lleva el sello de calidad Pan-European Forest Council (PEFC) .

Lyocell es el verdadero nombre de la fibra y Tencel es la marca comercial. ​Es el más reciente de los rayones; su proceso de fabricación es respetuoso con el medio ambiente. Los tejidos fabricados con lyocell son resistentes, tienen tacto suave y se drapean tan fácilmente como la seda.

Además tiene la propiedad de absorber la humedad en función de la temperatura de la piel, a por eso llevarlo resulta tan cómodo. Es perfecto para las personas de piel sensible. También es muy resistente a la formación de arrugas y se puede lavar en lavadora. Podemos encontrarlo en acabados varios como el denim, satinados y brillantes o punto tejido parecido a las camisetas de algodón aunque muchísimo más suave.

El Tencel es muy sostenible, ya que está hecho sólo con una sustancia química natural. Lo que lo hace especial es que este químico natural se reutiliza constantemente, lo que minimiza el impacto sobre el medio ambiente. Además, el uso de agua que se requiere es mínimo, dato importante al tratarse de un recurso limitado. La prensa medioambiental considera al Tencel como un hito en el desarrollo de tejidos ambientalmente sostenibles.

Al ser una fibra natural también es biodegradable, lo que lo convierte su vida en un proceso circular.

Y si quieres vestir con ropa que no dañe tu salud, la del planeta, ni la de las personas que la fabrican y no sabes por dónde empezar, en nuestro CURSO GRATUITO te enseñamos todo lo que sabemos para que lo consigas sin perder tu estilo, ni mucho tiempo con el ensayo error. Apúntate y obtén acceso inmediato >>

Apúntate y obtén acceso inmediato >>

SUSCRÍBETE

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *