Este cuento es una adaptación mía de un cuento tradicional Indú, lo comparto hoy porque es el día del solsticio de invierno, una época muy especial que conecta con las transiciones y los cambios que vivimos las mujeres a través de nuestros ciclos.

En un mundo muy cercano, había una vez una madre que tenía cuatro hijas. Cuando las hijas llegaron a su adolescencia, la madre, que era una mujer sabia, quiso que aprendieran una lección que les serviría para toda la vida.

Las reunió y les dijo que tenía una misión para cada una.

La primera en ser llamada por su madre para ejecutar su tarea fue la hija mayor. Una fría mañana de invierno le pidió que fuera a una montaña que estaba cerca de su casa para que observara un árbol que estaba situado en la cima.

A su regreso la madre reunió a sus cuatro hijas entorno a ella y le pidió a la mayor que le explicara cómo había visto el árbol. La hija mayor dijo:

– Lo he visto muy mal, está seco y retorcido, sin vida. No tiene hojas, ni frutos, ni flores. Casi seguro que está muerto.

Al llegar la primavera hizo lo mismo con la segunda hija. Ella se marchó y cumplió su misión. A su regreso las 5 mujeres se reunieron para escuchar su experiencia. Les contó que estaba repleto de energía y vigor. Que su belleza era inigualable, estaba cuajado de flores, hojas y colores.

En verano la tercera hija cumplió el mandato de su madre y volvió relatando que el árbol era en sí mismo una explosión de vida y generosidad, estaba cuajado de frutos, los pájaros anidaban y se alimentaban, junto con insectos, hormigas y gusanos que disfrutaban la abundancia que ofrecía aquel bello vegetal.

Por último le tocó el turno a la más joven de las hijas y a su vuelta contó a sus hermanas y a su madre que el árbol estaba cubierto de una preciosa armonía de colores, aunque quizá estuviera enfermoporque muchas de sus hojas estaban cayéndose al suelo y no encontró el esplendor que sus hermanas contaron.

Cuando hubo terminado, la madre les dijo unas palabras que no olvidarían jamás.

“Las cuatro habéis visto el mismo árbol, y sin embargo ninguna de vuestras observaciones coinciden. Para hacer un juicio de lo que ese árbol es, será preciso unir las cuatro descripciones. Así que nunca os atreváis a juzgar nada con una sola mirada y especialmente nunca os defináis a vosotras mismas por un único aspecto de vuestra personalidad. Hijas mías estáis entrando en la etapa cíclica de vuestra vida, igual que el árbol, vosotras manifestaréis cambios en cada fase del ciclo. A partir de ahora conoceréis y aprenderéis a cuidar cada una de esas partes de vosotras y de esta forma podréis entender quién sois. Observaros sin juicio, desde diversos ángulos para poder conoceros y conocer el mundo que os rodean”.

POST RELACIONADOS:

En febrero saldrá mi nuevo libro-diario para mujers ciclicas. UNA HERRAMIENTA PARA MUJERES QUE DESEAN SABER MÁS SOBRE SU NATURALEZA Y RECIBIR LOS REGALOS DE SU MENSTRUACIÓN.

Si estás internada en ella apúntate aquí para recibir información prioritaria cuando salga >>>

Si no quieres esperar desde el siguiente enlace de Amazon puedes adquirir la edición anterior de la Agenda de la Mujer perpetua.

Y si no quieres perderte nada de lo que publicamos, déjanos tu email AQUÍ y recibirás gratis un ejemplar de Gansos Salvajes Magazine en versión digital.

SUSCRÍBETE

Un Comentario

  1. Hola, muy buena tu versión de este cuento indú. La comparación que estableces entre el ciclo menstrual y los ciclos de la Naturaleza, no solo en este cuento sino en otras artículos o entrevistas que te he visto, ha sido muy inspiradora. Este año publiqué un pequeño libro en amazon, “El fruto: una versión alternativa y tropical de la menstruación” , en el que propongo que el ciclo menstrual tiene una función biológica independiente de la reproducción y benéfica para nosotras . Recurrí a los ciclos de la flora tropical que me rodea aquí en México, y también a información científica, para hacer esta propuesta. Me animo a compartirte ahora este trabajo.
    En el blog elfrutolibro.blogspot.com estoy subiendo periódicamente contenidos del libro.

    Mis mejores deseos para ti y para Gansos Salvajes en este nuevo ciclo que comienza.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *