El mundo de la sostenibilidad está rodeado de conceptos confusos y erróneos. Cada vez encontramos más productos en los pasillos de los supermercados y en las tiendas con palabras impresas como “orgánico”, “ecológico” y “mejor para el medio ambiente”, que aparecen en todas partes en tonos de azules y verdes.

Esto es un indicativo de que estamos dándonos cuenta que los procesos que hemos utilizado durante tanto tiempo no son los mejores, y es hora de un cambio.

La industria de la moda tiene el mayor uso y la mayor contaminación del agua dulce. Se requieren aproximadamente 2,700 litros de agua para hacer una camiseta de algodón (esta es el agua que beberías en 3 años) y el 17-20% de la contaminación industrial del agua proviene del teñido y el tratamiento de tejidos. ¡Es mucha agua!

Este artículo tiene como objetivo derribar los 5 mitos más comunes que te hacen creer que la moda sostenible no es para ti.

Mito 1: ¿Por qué preocuparse por la moda? No afecta el medio ambiente.

Afecta el aire que respiras, el agua que bebes y los alimentos que comes. La ropa que llevas puede incluso sumergirse en químicos y tintes que se filtran en tu propia piel.

La industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo, solo la supera la del petróleo. Si piensas en los procesos utilizados para crear una prenda de vestir, es bastante simple. La tela se crea a partir de fibras, que se cultivan en la tierra. La tierra ha sido impactada por el uso de pesticidas, transgénicos y abonos químicos para una producción más rápida y eficiente.

Esos químicos luego se lavan en nuestros lagos, ríos y el suelo los absorbe. Los animales y vegetales consumen esa agua y finalmente nosotros comemos y bebemos esos químicos. Estamos tomando sustancias potencialmente dañinas a través del alimento y la piel. Se necesita “casi 1/3 de kilos de fertilizantes químicos para cultivar un kilo de algodón crudo; y se necesita un poco menos de medio kilo de algodón crudo para hacer una camiseta ”.  En el procesos de trasformar el algodón en ropa, se utilizan muchos materiales peligrosos; como metales pesados, retardantes de llama, amoniaco, ftalatos y formaldehído, solo por nombrar algunos. Estos productos químicos nocivos entran en los tejidos que colocamos junto a nuestra piel todos los días.

Otro punto inquietante es que muchas veces estas prendas se fabrican en países que no tienen una buena regulación medioambiental por personas que trabajan jornadas interminables, con malas condiciones de seguridad e higiene, a cambio de un salario que les da para subsistir precariamente. Trabajan bajo mucha presión para crear producto rápidamente para que los consumidores ansiosos de occidente puedan consumirlo (y tirarlo) cuando se les antoje.

Otro punto inquietante es que muchas veces estas prendas se fabrican en países que apenas reciben pago y supervisión para mantenerse a flote. No tienen tiempo para pesticidas. Están trabajando para crear un producto lo suficientemente rápido para que el consumidor extremadamente ansioso pueda disfrutarlo en el momento solicitado. ¿Pero a qué precio?

Mito 2: es muy difícil encontrar marcas sostenibles.

Si busca marcas sostenibles, no busque en los centros comerciales. Internet es un lugar mejor para encontrarlas. Busca en nuestra guía de tiendas y marcas de moda sostenible, busca en mercados de artesanos y diseñadores emergentes , en tiendas pequeñas de barrio, en ferias ecológicas y pop ups de moda sostenible. O apúntete a la newletter de gansos y cada semana tendrás información de marcas.

Si buscas ver las colecciones de las marcas más destacadas de moda sostenible españolas echa un vistazo a nuestro último número especial de moda sostenible:

Vestir sostenible es solo una decisión y requiere nuevos conocimientos y nuevos hábitos. Quizá consideres que es demasiado esfuerzo, si lo haces por ti, quizá te motive hacerlo tus hijos y sus hijos y sus hijos. Y si quieres un atajo para conseguirlo este Workshop es un recurso excelente.

Mito 3: las marcas sostenibles son demasiado caras y no son factibles para todos los días.

Estamos habituados a las compras compulsivas dando más importancia a la cantidad que a la calidad. No importa la necesidad, si está rebajado, lo compramos. ¿Pero te has parado a hacer cuentas? Seguramente te sorprendería el resultado de la suma de tus compras anuales.

Además, hay marcas a precios tan asequibles como una marca de gama media, pero cuidan mucho el ciclo de vida de sus prendas.

Y si para ti de verdad el precio es un factor determinante está la opción segunda mano, intercambios y otros maneras de vestir sin derrochar recursos del planeta a bajo coste.

Lo primero es tomar una decisión y después van apareciendo las opciones. Para saber más de sostenibilidad también tenemos el curso ARMARIO MINIMALISTA Y SOSTENIBLE. En él obtendrás un mapa de ruta para no perder tiempo en tu camino hacia un armario sostenible.

Mito 4: No puedo afectar a la industria de la moda profundamente saturada.

No te engañes, el factor más influyente en las decisiones empresariales es la demanda. Comprar en un sitio o en otro está contribuyendo a hacer crecer un modelo de negocio u otro. Las grandes marcas de moda conocen bien sus números, persona a persona, decisión a decisión crece el número hasta alcanzar la masa crítica con gran influencia.

Hablar o escribir sobre el tema en redes sociales, compartir ese u otros artículos hará que lleguemos antes a ser un número significativo de personas.

Si piensas que eres demasiado pequeña para afectar al guigante de la moda piensa en como puede llegar a afectar un organismo tan grande como el tuyo el microscópico virus de la gripe.

No subestimes tu poder de influir en una evolución positiva.

Mito 5: la moda ecológica no es bonita o no es de mi estilo.

Muchas personas cuando piensan en moda sostenible, imaginan a un hippie vegano al que le encanta el yoga. Esta idea no se corresponde en absoluto con la realidad. Existen marcas con diversidad de estilos y para todos. Desde marcas deportivas, de ropa interior, de lujo, casual o formal.

Marcas y tiendas como Greenlifestyle, Blaugap, Green Forest, Capitán Denim, Organic Cotton Colors, Ecoalf, Ternua, Cruca, Les Volutes, SkunkFunK (SKF) Slowers, el Naturalista, Vecica Piscis, CleoVeo, Salvajitos, BoboChoses, Xianna, Bolsos Monai, NukaK, TwoThirds, Thiniking MU, Analó, BeatrIz Constán, L’autre Sac y muchos muchos más están creando piezas bonitas en todas los (consulte más aquí).

La moda sostenible tiene que ver con ser más conscientes. Por eso desde Gansos Salvajes entendemos que el consumo responsable va unido con el autoconocimiento, con una sana autoestima y con recuperar el poder personal por eso te ofrecemos cursos y formaciones como ALQUIMISTAS, I LOVE MY BODY y ARMARIO MINIMALISTA Y SOSTENIBLE.

No subestimes tu poder, el poder de tus actos, de tus palabras, de la información que compartes y de dónde decides poner tu dinero. Haz tu parte!

Y si quieres vestir con ropa que no dañe tu salud, la del planeta, ni la de las personas que la fabrican y no sabes por dónde empezar, en nuestro CURSO GRATUITO te enseñamos todo lo que sabemos para que lo consigas sin perder tu estilo, ni mucho tiempo con el ensayo error. Apúntate y obtén acceso inmediato >>

Apúntate y obtén acceso inmediato >>

SUSCRÍBETE

2 Comentarios

  1. Hola.

    Gracias por vuestro trabajo y por este post. Está claro que querer es poder y que los grandes cambios comienzan por uno mismo. Para salvar el planeta no podemos delegar en los demás, sino empezar a ser conscientes de que nuestras decisiones forman parte de la solución.

    Un saludo.

    Óscar Carrascosa
    Viento y tierra

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *