Este post lleva ya un tiempo escrito pero no me atrevía a compartirlo. Siento bastante vergüenza de mostrar que tres frases con poca fundamentación teórico-científica detrás hayan podido servirme de guía con tanta fuerza, pero así ha sido. Me he decidido a compartirlo porque quizá estas frases te resuenen a ti también y te aporten fuerza y decisión como a mi.

«Sólo las mujeres occidentales podrán cambiar el mundo» Dalai Lama

No soy seguidora del líder espiritual budista, ni he reparado en sus enseñanzas, pero la primera vez que escuché esta frase se me quedó resonando dentro y la sentí mia y verdadera. No pude más que buscar y buscar hasta encontrar una base para sostener dentro de mi tal afirmación.

Dándole vueltas caí en la cuenta de que las mujeres occidentales de nuestra época somos las mujeres con más libertad, independencia, poder y medios económicos que se han paseado por el planeta en los últimos siglos. Nos queda mucho camino que recorrer para alcanzar la igualdad y para que la sociedad celebre la diferencia pero, si nos comparamos con las mujeres de otros países, nuestro margen de movimiento, poder de decisión e influencia es infinitamente mayor.

Es verdad que todavía nos cuesta ejercer nuestro poder pero creo que las más grandes barrearas que debemos atravesar son interiores, tienen que ver con sentirnos dignas y con ocupar nuestro espacio plenamente.

Vivimos en un mundo capitalista con una organización social basada en la dominación (patriarcado) y después de mucho pensar en el tema creo que las mujeres debemos entrar en el juego para cambiarlo desde dentro. En nuestro mundo materialista, dinero es sinónimo de poder y es al juego del dinero al que menos acceso han tenido las mujeres. Por eso hoy me ha parecido poderosísima la conversación que Débora Marín de OyeDeb tiene en este video con mujeres estupendas que están haciendo de este mundo un lugar mejor, cada una a su manera. Hoy en día, todavía es tabú ver a mujeres hablar de dinero con soltura, decisión y alegría. Encuentro que verlo es sanador.

La siguiente afirmación vino a aportar más luz a mi búsqueda. La dijo Mónica Felipe-Larralde, aunque no sé si es de ella.

«Las madres tienen el poder de cambiar el mundo en una generación» Mónica Felipe-Larralde

Considero que es una gran verdad. Como madres tenemos un enorme poder ya que la primera relación de todo ser humano es con su madre, lo que de alguna forma hace responsables a las madres de gran parte de las relaciones de este mundo. Mi intención no es hacer sentir culpable a nadie, ni poner más pesos sobre los hombros de las madres (que bastante tenemos ya), sino más bien mostrar ese enorme poder que tenemos. El enorme bien o mal potencial que puede hacer una madre a su criatura desde el momento en que se engendra hasta los 6 años es imposible de calcular.

Saber que tengo todo ese poder poder sobre mi hijo me motivó muchísimo a cuestionar mi estilo de vida y a mejorarme a mi misma en todos los aspectos. Esto me movió también para trabajar con mujeres. Las mujeres somos las principales transmisoras de la cultura y de los valores familiares y sociales, a través de la crianza y de nuestro mundo emocional, ya desde el útero. Pero lo que principalmente somos capaces de transmitir es el amor propio y nuestro conocimiento del entorno. Repito que no se trata de añadir tensión pero la responsabilidad está ahí, la queramos tomar o no.

«No os preocupéis porque dentro de un tiempo vamos a volver en ellos» Chamanas latinoamericanas anónimas

Una amiga me contó que una chamana mexicana le había transmitido que cuando los españoles estaban masacrando y exterminando civilizaciones enteras, junto con su cultura y su forma de vida, los guerreros hablaban con las ancianas sabias para que los guiasen. Sucedió que, en distintas tribus, la guía espiritual dijo lo mismo. Ahora no podemos hacer nada pero no os preocupéis porque dentro de un tiempo vamos a volver en ellos. Desconozco si es verdad o mentira o cómo ha sobrevivido esta historia pero, nuevamente, cuando lo escuché se me erizó todo el vello y se me quedó tan dentro que no la he podido olvidar.

No sé por qué motivo sentí que es verdad; siento que, de una forma u otra, hoy en el mundo occidental hay una corriente fuerte que está tratando de recuperar los valores de la América indígena. Por sólo hablar de una parte, somos muchos los que estamos tratando de recuperar la conexión con la tierra y con la naturaleza a través de la ecología. Somos muchas personas las que no queremos participar en el hiperconsumismo y en el neoliberalismo destructor, que además estamos divulgando y creando espacios en los que poder cuestionar esta forma de vida impuesta y construir alternativas.

Estas tres frases sin ningún fundamento científico detrás me han hecho sentir en el camino, me han ayudado a sentirme menos rara y a saber que estamos en un movimiento colectivo en el que no todos avanzamos al mismo ritmo. Por eso me encanta trabajar con mujeres, para que crezcamos juntas y construyamos un mundo con la visión femenina más integrada.

Si te gusta nuestro estilo y no quieres perder el contacto, déjanos tu email AQUÍ y recibirás gratis un ejemplar de Gansos Salvajes Magazine en versión digital.

gansosmag
Author: gansosmag

SUSCRÍBETE

10 Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.