Texto: Laura Martínez Hortal
Foto: Jen Richardson

A la hora de vestir a nuestros hijos nos encontramos con una contradicción. Por una parte el deseo de protegerlos de agentes tóxicos o agresivos y por otra parte la necesidad de invertir razonablemente en vestirlos puesto que crecen y rompen la ropa muy rápido dejándola obsoleta cada temporada. Aquí algunas ideas que pueden ayudarte.

  1. Reutiliza y recicla. Como se suele decir, las prenda más sostenible es la que ya existe, por lo que darle una segunda, tercera y cuarta vida a las prendas el lo más razonable que podemos hacer. Pasarnos la ropa de nuestros hijos, entre amigas, hermanas o primas es la primera opción a la hora de vestir a nuestros hijos.
  2. Si aún así necesitas comprar algo, considera comprar de segunda mano. Sácate los prejuicios y visita las tiendas de segunda mano de tu ciudad o las online. Verás como te sorprendes con lo que encuentras y con los precios.
  3. Llevo años comprando solo a mi hijo la ropa interior y los zapatos. Así que piensa que con lo que ahorras puedes permitirte algo más respetuoso con el planeta y con su piel.  Ahora mi hijo tiene 6 años y también tengo que comprar pantalones puesto que ya no me llegan las herencias intactas. Aquí tienes algunas marcas de ropa infantil chula y sostenible.
  4. Si compras que sea de la mejor calidad que te puedas permitir. Ya que se gasta tanta energía en fabricarla, al menos que su vida sea larga. Existen muchas marcas sostenibles y/o artesanas, que fabrican en España, con condiciones laborales justas para sus trabajador@s, con tejidos ecológicos y con tintes libres de tóxicos. Ahorramos el CO2 del transporte desde algún país lejano y además activamos la economía española, que viene muy bien! 
  5. Busca tejidos que no estén mezclados, 100% algodón, lino, cáñamo, seda…No me canso de decir que las fibras naturales mezcladas con fibras sintéticas como el elastán o el poliéster resultan muy difíciles de reciclar y de degradar para el medio ambiente. Así que ojo a las etiquetas.
  6. Busca que los tejidos sean orgánicos, esto significa que no se han usado pesticidas químicos que contaminan la tierra, el aire, el agua y nuestra piel. En estos tiempos es muy importante introducir el consumo responsable en la educación de nuestros hijos. Comprarles ropa sostenible hecha en España por artesanos es una manera de dar ejemplo y se puede aprovechar para explicarles que tenemos que pensar el por qué y el a quién compramos, 
  7. Busca a alguien para pasarle la ropa que ya se le quedó pequeña a tu hijo. Cuanto más tiempo la acumulas más pasada de moda estará y menos invita a ser reutilizada. Suelo pensar que soy como un rio, que la ropa para este niño me ha llegado y si tengo un próximo me llegará también. Fluyo. Si no tienes a quién darle la ropa busca una organización humanitaria que la lleve a donde se necesite y alarguen su vida útil. Caritas, humana o ayuda a los refugiados pueden ser buenas opciones.

    Si te gustaría vestir con ropa que no dañe tu salud, la del planeta, ni la de las personas que la fabrican y no sabes por dónde empezar, en nuestro CURSO GRATUITO te enseñamos todo lo que sabemos. Apúntate y obtén acceso inmediato >>
    ilustracion_flores-1Apúntate y obtén acceso inmediato al curso >>

SUSCRÍBETE

3 Comentarios

  1. Hola Laura,
    me ha gustado mucho este artículo. Siempre he pensado en cuanto se derrocha en ropa de niños que a veces ni se llegan a poner. Mis hijos ahora ya son mayorcitos pero en su día creamos un círculo de madres y nos íbamos pasando la ropa de unas a otras, de temporada en temporada. A mi hijo menor a penas tuve que comprarle ropa hasta los 11 años que pegó un tremendo estirón y nada le valía. Y la ropa de mis hijos la han usado muchos otros niños. Siempre me sorprendía que siguiera en tan buen estado después de tanto uso.
    Así que si la ropa ecológica te parece cara, que suele serlo, reutilizar la ropa es, en mi opinión, una muy buena opción.
    Un saludo,
    Kiki

  2. Me gusta el artículo y se me ha venido a la cabeza una idea: proponer en la guardería que proponga a los papis hacer un mercadillo de ropa puesto que algunos niños van a tener una hermanita y no tienen ropa que heredar de su hermano o al revés. O dentro de la guarde hay niños más pequeños que otros que pueden reutilizar ropa de otros más grandes. Y los papis les ponen un módico precio a las prendas.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *