Texto: Laura Martínez Hortal
Foto: JuanJo Palacios

Granada, 16 pm, último día de colegio de mi hijo, 43 grados en el patio, yo con vaqueros porque estoy sin depilar.

Ya puedes hacerte una idea del panorama. Todos los padres de los niños del último curso decoran y preparan la fiesta de final de curso. No podía soportar el calor, me echaba agua por la cabeza para refrescarme… no podía más.

Tenía un vestido en la mochila y me cambié. El alivio fue inmenso y también la mezcla de emociones. Aclaro que no es la primera vez que me dejo ver sin depilar, he ido muchas veces a la playa, al rio o a la piscina sin depilar, pero normalmente con familia y amigos de confianza. No me he sentido nunca súper cómoda pero lo he hecho.

Esta vez era diferente, esta vez estaban todos los padres de los compañeros de mi hijo.

Personas con las que tengo relaciones cordiales pero que no nos conocemos demasiado y hay cierta distancia y tensión.

Las caras y las miradas tanto de hombres como de mujeres eran poemas. Los hombres con sus piernas llenas de pelo me miraban como si hubiesen visto un OVNI. A partir de ahí, miradas, disimulos y nadie se atrevió a hacer ni una broma, ni un comentario. Yo quería hacerla pero decidí no pedir permiso, ni perdón. ¡A estas alturas y con las vueltas que le he dado al tema! me decía mentalmente. Pero a la vez quería salir corriendo, huir, buscar una esteticiene que me convirtiera a base de tirones en persona de pleno derecho.

MÁS ALLÁ DE LA MODA Y LA ESTÉTICA. EL PELO Y EL PODER
En la antigüedad cuando se conquistaba un pueblo se rapaban las cabezas para dominarlo, a los soldados se les rapa la cabeza al entrar al ejército, también se rapa a los presos en las cárceles y Sanson perdió su fuerza cuando le cortaron la melena. Todos hemos entendido que es una cuestión de higiene (aunque cada vez lo dudo más) pero en los últimos años estoy sospechando que también tiene que ver con la dominación.

El pelo tiene su importancia, los místicos y los sabios dejaban crecer su barba, las culturas espirituales en oriente dejaban crecer su cabello.

«Nuestra moda del cabello puede ser sólo una tendencia, pero si investigamos, podemos descubrir que nos hemos estado privando de una de las más valiosas fuentes de energía para la vitalidad humana. »

No sé si habrá estudios científicos que puedan corroborar esto pero con o sin comprobaciones la sabiduría ancestral de las tradiciones espirituales orientales merecen, como mínimo, mi respeto y atención. He leído también en algunas ocasiones que el pelo es una prolognación del sistema nervioso pero quiero hablar de la experiencia. Si alguien por aquí conoce estudios o tiene posibilidad de estudiarlo de forma científica puede ser un bien para todo@s. Y estaremos encantadas de que nos cuente en los comentarios.

monologosvagina

LO QUE YO MISMA HE EXPERIMENTADO.
Cuando acaricio el vello de mis brazos que nunca a sido cortado ni depilado lo que siento es una amplificación sensorial, cosquillas y una sensación de placer muy superior a cuando acaricio mis piernas depiladas o sin depilar.

Haz la prueba y cuéntame en los comentarios.

EL VELLO PÚBICO
Ahora está muy de moda hacerse la depilación brasileña o integral. Una moda implantada en el gusto de los hombres a través de la pornografía y que personalmente considero perversa. No solo por lo enfermizo que resulta que nos deseen niñas (1 de cada 5 niñas sufre abusos sexuales en su infancia), no solo porque está más que demostrado que las candidas y otras enfermedades proliferan cuando no está el vello que equilibra el ph y protege, sino también porque nos priva de placer. Y éste es el centro, EL PLACER.
Puedes hacer la prueba, acaríciate y comprueba que el vello púbico amplifica las sensaciones del clítoris y agranda la zona altamente sensitiva, después corta con unas tijeras el vello (no es necesario que cortes mucho) después acariciate o pon atención en las relaciones sexuales que tengas o en tus propias caricias en los siguientes días. Después cuéntame, si te apetece.

Creo que el placer vuelve a ser la clave, la mujer es representada como objeto de deseo en todas partes nunca como sujeto deseante. Vestidas para gustar, maquilladas para gustar, complacientes y comedidas. Sexualmente disponibles en la publicidad pero sin tener ni un solo orgasmo en la pornografía que es la representación cultural del sexo. Nunca histéricas, apasionadas, impacientes nunca putas, nunca disfrutando.

Hace años reflexioné sobre el placer y sobre cómo para domesticar un animal lo primero que se hace es castrarlo, quitarle el placer y la pulsión. Esto lo hice en la agenda menstrual que editaba y que voy a reeditarla para septiembre, será una Agenda Gansa. Si quieres recibir información apúntate a nuestra lista de correo al final de este post y serás la primera en enterarte!

Es muy duro reconocer que nos han vendido una enorme moto, duele la traición además de los tirones, y quizá es más duro aún salir a la calle sin depilar. Pero vale la pena que vayamos manejando esta información, cuestionándonos, quizá no podamos vivir los beneficios de que el vello corporal sea como la barba para los hombres, que si quieres te la dejas y si quieres te la afeitas. Pero si somos capaces de cuestionar la siguiente generación podrá dar el siguiente un paso.

Conoce nuestro curso online I LOVE MY BODY, 21 días para enamórarte de tu cuerpo. >>>

Conoce nuestro curso online I LOVE MY BODY, 21 días para enamórarte de tu cuerpo. >>>

gansosmag
Author: gansosmag

SUSCRÍBETE

70 Comentarios

  1. Pingback: El pelo es una extension del sistema nervioso. Mejor no cortarlo | joanfliz

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.