Foto: Marcela Castro
Texto: Laura Martínez Hortal

La vida está hecha de tal forma para que siempre deseemos mas de lo que tenemos.

La superación está regida por el deseo, construimos, cambiamos de vida, de casa, de trabajo, de país… Lo que un día deseaste y conseguiste, con el tiempo dejó de ser lo que querías. Los deseos y las incomodidades son la clave del avance de la humanidad.

¿Pero cual es la base de los deseos? Nuestros deseos toman forma en la imaginación. Queremos cosas o situaciones, y las queremos ya, pero si rascamos un poco en la motivación que hay detrás de ese deseo lo que vemos es la necesidad de sentirnos de una forma determinada. Quizá deseas más dinero, pero debajo de eso hay una aspiración de sentirte segura o libre. Detrás de todo deseo hay la búsqueda de sentirnos de una manera concreta.

Si hurgamos en nuestros deseos hallaremos ganas de sentir emociones, el camino hacia el encuentro de esas emociones es justamente el contrario al que solemos andar: realmente es un trabajo que se ha de hacer de adentro hacia fuera en lugar de esperar que algo externo a nosotros nos haga sentir así.

Todo empieza por sentirnos ya de esa manera para que los cambios en lo exterior sean más acertados y duraderos, aunque desde luego hay que tomar acción y mover materia para vivir nuestros anhelos.

Son grandes noticias porque tenemos el poder de elegir y transformar cómo nos sentimos tomando las acciones correctas, reeducandonos y saliendo de nuestras adicciones emocionales. Las emociones dejaron de ser algo abstracto cuando la bioquímica le dio nombre a las hormonas que actúan en nuesro cuerpo para que nos sintamos de maneras determinadas.

Hoy quiero hablarte de la oxitocina: esa hormona que nos hace subir a una nube de felicidad cuando estamos enoamoradas y que es la responsable del optimismo, del placer, de la generosidad, de la confianza, y de las relaciones humanas empáticas.

La oxitocina nos hace sentir bien y la generamos de forma natural con el roze de otra piel, practicando sexo, cuando estamos embarazadas, en el parto o en el puerperio. Lo esencial es estar relajada, porque el estrés pone en marcha el sistema simpático de nuestro cuerpo, entramos en modo supervivencia y sus hormonas dificultan la empatía, el deseo sexual y el acercamiento al otro.

Hoy la ciencia sabe que somos capaces de generarla de manera consciente. Una de las formas mas sencillas es reunir a un grupo de mujeres, el hecho de juntarnos aumenta los niveles de oxitocina según algunos estudios

Desde Gansos Salvajes hemos diseñado un fin de semana para ayudarte a generar oxitocina a través de la relajación, el disfrute, el bienestar y la experiencia compartida. Será un encuentro entre mujeres guiado por profesionales de alto nivel en el que las emociones y vivencias que generan oxitocina serán las protagonistas.

Buscamos mujeres valientes que deseen sentirse bien, reír, disfrutar-se, reeducarse para disfrutar la vida del día a día y crear lazos, amistades y sinérgias con otras mujeres como ellas,

INFORMATE AQUÍ >

 

evento600x600

 

SUSCRÍBETE

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *