Texto: Laura Martínez Hortal

Cuando voy a mi armario tengo que mirar que ponerme en función de si estoy hinchada o de dónde voy a comer ese día porque sé que se me hincará. A la hora de comprar ropa tengo que tener en cuenta que las camisetas sean sueltas por esta zona, que no tengan estampados ni floripondios que la resalten,
que tengan el largo necesario para que no sobresalga. Los vestidos de corte alto y sin ceñir la cintura para ocultar esta zona que fué creada imperfecta. Totalmente fuera de lo aceptable.

Tengo un cuerpo bien proporcionado pero mi barriga… ¡ay! Constituye el último bastión en mi lucha por aceptarme. El último escollo de complejo adolescente…

A algunas modas no me he subido nunca, como a la de enseñar el ombligo o al talle alto, porque la naturaleza se empeño en dotarme con un globo dentro de mi vientre. Y no debo mostrarla para no herir sensibilidades ajenas.

La relación con ella cambió un poco cuando comencé a trabajar en publicidad y tuve que usar el filtro licuar de Photoshop para quitársela a modelos profesionales. Que tendrá para que las diosas de la belleza de nuestra era tampoco puedan permitírsela.

Resulta que hace unos años descubrí de la mano de Mónica Felipe-Larrralde que lo que esconde nuestro vientre es lo que nos hace mujeres biológicamente hablando, dentro hay una gran parte de lo que nos distingue de los hombres. Debajo de nuestro ombligo guardamos nuestra capacidad de menstruar y gestar. Además de el mayor centro de poder del cuerpo según la medicina china.

Por otra parte en ella quedan las huellas de las cesáreas y los embarazos. Y en la sociedad en la que vivimos sólo se acepta un tipo de mujer, la que no tiene la huella del tiempo en su piel. Puedes leer más sobre el tema aquí

No sé si este complot ha sido consciente o inconsciente, si es solo un tabú sexual que arrastramos o es la neurosis de una sociedad que necesita para aceptar y sentirse segura que todas seamos iguales. Lo que sí sé es que he decidido que este verano me voy a dejar de ocultaciones y voy a amarla. A respetarme a mí y a mi cuerpo que soy yo, a quererme completa en el punto en el que estoy. Y aunque siga deseando soltar  grasa de esta zona, aunque siga deseando alimentarme mejor para no hincharme y aunque no me atreva con ciertas modas, voy a sonreírle, voy a acariciarla con cariño, voy a mostrarle mi respeto ante el espejo y no voy a permitir que un prejuicio social empañe mi relación conmigo misma. Quizá desde el amor a mí misma sea mucho más fácil elegir hábitos saludables y alimentos que llenen de vitalidad a mi cuerpo.

Y voy a seguir mostrando mujeres tal y como son, sin retocar, con tallas, edades y tipologías de cuerpo variadas. Si quieres saber cómo hacemos los reportajes de moda puedes leerlo aquí.

Ahora os dejo con un documental de 13 minutos que realizó Mónica Felipe-Larralde con un enfoque sobre el tema renovador, que a mí me trajo mucha pacificación con esta parte de mi cuerpo.

VIENTRE DE MUJER. ¿ Capricho estético o directriz implacable?

Te invito a conocer I LOVE MY BODY un curso diseñado para ayudarte a crear una relación positiva con tu cuerpo y contigo misma a través del autoconocimiento y técnicas de alto impacto para elevar tu autoestima. Una mejor autoestima influye en todas las áreas de tu vida positivamente. Las inscripciones abren solo una vez al año y es ahora. Conoce el curso>>>

Conoce I LOVE MY BODY aquí>>>

SUSCRÍBETE

7 Comentarios

  1. Que hermoso artículo, me ha caído del cielo, pues yo desde siempre no he terminado de aceptar mi vientre, siempre me veo al espejo y me rechazo..Y no se si tenga que ver o no, pero ya desde hace tiempo que busco quedar embarazada y no lo he logrado… No se si sea porque como ya decía antes, no he aceptado plenamente mi barriga.

    • Hola Ana María, gracias por tu comentario! Yo no aceptaba y pude ser madre. Son muchos los factores que influyen en el proceso de quedar embarazada. NO TE CULPES. Los alimentos transgénicos en lugar de los ecológicos y de procedencia orgánica, el desconocimiento de nuestros ciclos y sus fases, nuestros acuerdos familiares (puedes buscar, bioneuroemoción, transgeneracional, constelaciones familiares…), por supuesto el odio hacia el propio cuerpo….Y mucho más que desconozco. Pero quizá te sirva para investigar, aunque supongo que ya lo habrás hecho. Buscaré un hueco para escribir sobre el tema.
      De nuevo gracias, suerte y un abrazo!

  2. Querida Laura…¡¡qué lucha contra nuestro cuerpo!! Es salvaje y aunque una tiene ya una edad y se las da de cierta consciencia, hay cosas que son duritas de pelar… la barriga y los pelos son una lucha para mi.

    En fin, ahora te escribo para contarte que el domingo tenemos toda una jornada en el altiplano de granada, en concreto en Castril para empoderarnos a través del cuerpo y el placer. La media de edad de las mujeres que van a asistir ronda está entre los 45 y 65, y algunas más. Pensamos disfrutar, desnudarnos en la medida de lo posible y hacernos fotografías tal cual somos. Será un taller muy trabajado, somos de pueblos serranos, nos va a costar pero vamos a por ello. Y el entorno es preciosísimo.

    Se me ocurría que quizás gansos salvajes podría ofrecernos un huequito en la próxima revista para contaros en un artículo como fue y quizás enviaros algunas fotografías, si somos capaces. O mejor aún sería que os pudierais acercar a verlo y vivirlo en primera persona.

    Besos y mis múltiples felicitaciones

  3. El peor crimen es automutilarse el utero.De acuerdo a la cultura china que tiene màs de 6mil años frente a la Occ,de 2015;estos recomiendan cuidar y mantener esta zona libre de quimicos,porque como la Tierra se autolimpia.Esta zona esta compuesta de celulas madre eternas;que heredamos de mujeres ancestrales.Podria escribir màs,pero no amerita,en cuanto a la panzita,preocupense cuando cerca a la muerte no puedas comer…mi barriguita es redonda y plena de satisfacciòn.

  4. Sin ánimo de querer recibir 1.254.236 “Me gusta” o de ofender a la creadora de este artículo voy a exponer mi opinión basándome en mi caso personal.

    Con apenas 25 años, es decir con apenas 7 años de mayoría de edad me quedé calvo, pero no aquello que se te ve ese círculo sudoroso de mierda a modo de coronilla, no, no, calvo, calvo…vamos, calvo de cojones.

    Tengo un colmillo que cuando río delante de alguien me acaba diciendo “disculpa se te ha quedado algo de comida entre los dientes”…a lo que yo contesto…”gracias pero te confundes….es un empaste que me puso el cornudo de tu padre con los cuernos”.

    Aunque parezca mentira, a los hombres también nos sale talega (cabe decir que algunos incluso la tienen homologada por la CE) y desafortunadamente no tenemos la suerte que tenéis las mujeres en cuanto a variedad de prendas de vestir (blusones, vestidos, camisetas anchas, casaquitas, tops caídos….). Hasta para esto Dios nos hizo simples…camisetas o camisas….”os jodeis “ viene a decir en un pasaje de la Biblia, o no…o yo que se….

    Y amigo mío, como de hombros gastes una “L” y de abajo la tengas salida, y no me refiero a la perfección que el gran creador hizo de mi dotación (whatssaps y mensajes por privado por favor) , sino a la barriga, entonces estás jodido…..pasas a formar parte directamente del club VIP cervecero del barrio. Dicho de otra forma, te sientas en una terracita y el camarero te pregunta directamente…”quinto o mediana?”.

    Con todo esto lo único que quiero decir es “Y QUE?”….uno/a se tiene que gustar a si mismo tal y como es….que soy calvo, pues de puta madre, que tengo barriguita y me da vergüenza ponerme un top, pues no me lo pongo…..que me transpira el miembro (o me suda la polla/vagina) pues me pongo un top pero que me quede a la altura del sobaco….Y QUE..?….porque tanta importancia al físico, al que dirán, al “me ha mirado y se ha reido..!!”….

    Que la meta es la misma para todos y todas…..acabar con un traje de pino a medida….y las alegrías y penas que vivamos son las que nos vamos a llevar…..y yo sinceramente…prefiero quedarme con las alegrías…….

    Besos para todos y todas……SEXO, ALCOHOL y ROCK&ROLL…(drogas no que mi madre me castiga..!!)

  5. Pingback: Belleza y feminidad. ¿Sabemos qué son? |

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *