Texto: Felicidad Rodríguez Iriarte, Ygea centro de fisioterapia y osteopatía
Fotografías: Aral Tasher

Tradicionalmente, el cuerpo de la mujer y las funciones propias de este sexo, han estado envueltos en un halo de misterio, de “brujería” y de tabúes, de ahí que su estudio sea relativamente reciente y que hasta hace poco tiempo e incluso en la actualidad, se consideren como “normales” ciertas patologías femeninas.

¿Cuántas veces hemos oído a alguna mujer decir “¡Uy!, yo es que cuando toso se me escapa”, y justo después hemos escuchado las risas cómplices de otras mujeres a su alrededor?

Afortunadamente, esto está cambiando poco a poco, y la mujer tiene más conocimiento de su cuerpo, sabe cómo funciona y se convierte en un agente activo en la promoción y prevención de su propia salud.

Estamos en el camino, pero todavía queda mucho por recorrer, empezando por l@s profesionales sanitari@s que somos l@s que debemos sembrar el germen que provoque un cambio en la sociedad.

De nada sirve que se estén implementando métodos para ayudar si las mujeres no conocemos estos recursos. Parte de mi trabajo como fisioterapeuta consiste en la divulgación y la educación en los cuidados del suelo pélvico, y es que no hay mejor tratamiento que la prevención.

Y por eso, desde aquí lanzo una pregunta ¿Sabes lo que es el suelo pélvico y cómo funciona? ¿Sabes dónde está?

Se llama suelo pélvico porque si imaginamos el tronco como un cilindro, este conjunto de músculos que tapiza el interior de la pelvis, hace de base.

Esta base está influida directamente por el techo y las paredes del cilindro, el diafragma y la musculatura abdominal, respectivamente. De ahí que no se pueda disociar el suelo pélvico de la musculatura abdominal ni del diafragma a la hora del tratamiento.

Pero, como hemos dicho anteriormente, el mejor tratamiento es la prevención, así que si eres mujer, tengas la edad que tengas, estés embarazada o no, debes tener en cuenta lo siguiente:

– Vaciar la vejiga cada 3 horas, esto evitará sobre esfuerzos de la musculatura.

– La realización de Abdominales “tradicionales” contribuye también a la hiperpresión abdominal, por lo que, aunque resulten beneficiosos para determinadas situaciones, generan estrés y son fuente de lesión en el Suelo Pélvico. Cabe destacar que un alto porcentaje de deportistas de élite son incontinentes.

– Evitar el estreñimiento.

-No al STOP-PIPÍ: Aunque tradicionalmente se ha dicho que hay que cortar el chorro de orina para poder entrenar la musculatura del suelo pélvico, se ha demostrado que esto predispone a infecciones y altera los reflejos de la micción.

-Realizar respiración diafragmática: Como hemos dicho con anterioridad, el suelo pélvico está directamente influenciado por el diafragma y, por tanto, un diafragma bloqueado dará como resultado un sufrimiento del suelo pélvico.

-No hacer esfuerzos en inspiración mantenida: Cuando vayas a levantar peso o a hacer un esfuerzo es recomendable realizarlo mientras espiramos, así nuestro diafragma ascenderá y evitaremos la temida HIPERPRESIÓN ABDOMINAL.

La hiperpresión abdominal daña el suelo pélvico, porque lo obliga a estar haciendo esfuerzos constantemente, provocando así su fatiga y su debilidad. Esta debilidad es la fuente de patologías como prolapsos, incontinencia urinaria o fecal, falta de placer sexual…Hay que destacar que, en contra de lo que creemos, los problemas de debilidad del suelo pélvico no son exclusivos de la edad o consecuencia del parto, todas debemos cuidar nuestra musculatura ya que todas tenemos el riesgo de presentar estos problemas.

Naturalmente, después del parto, la musculatura del suelo pélvico estará más débil debido al traumatismo al que se ha visto sometida, por lo que hay que prestarle especial atención antes, durante y después del parto.

Una de las principales preocupaciones después de haber dado a luz es recuperar el cuerpo que teníamos antes de estar embarazadas. Lo primero que les digo a las mujeres que vienen a verme después del parto es que han sido 9 meses de cambios y que no se puede pretender volver a la normalidad en dos semanas, hay que darle al cuerpo el respiro que se merece.

Esta obsesión por recuperar la silueta anterior lleva a las mujeres a hacer abdominales “tradicionales” para “bajar barriga”. La hiperpresión que esto genera, sumada a la debilidad del suelo pélvico consecuente al parto, no hace más que agravar los daños y las lesiones.

Es aquí donde entra en juego la GIMNASIA ABDOMINAL HIPOPRESIVA, creada por el Dr. Marcel Caufriez y desarrollada por distint@s investigador@s.

Este tipo de gimnasia tiene como principio fortalecer la faja abdominal -concretamente el músculo transverso del abdomen, y los oblicuos- sin generar hiperpresión abdominal.

Como su propio nombre indica, este tipo de ejercicio genera una HIPOPRESIÓN abdominal mediante determinadas posturas y movimientos, utilizando principalmente el Diafragma junto con otros músculos accesorios.

El objetivo final es realizar una apnea en espiración, generando así una aspiración diafragmática, en la cual el Diafragma sube como un émbolo de una jeringa y succiona los órganos abdominales y pélvicos.

A su vez, esta aspiración genera una contracción refleja del musculo transverso del abdomen y de la musculatura del suelo pélvico. En definitiva, este ejercicio deriva en un aumento de tono de la musculatura mencionada generando beneficios tanto terapéuticos como estéticos:

  •  Mejora la postura
  • Alivia los problemas de espalda
  • Disminuye el perímetro abdominal
  • Mejora el tono del suelo pélvico, y por tanto mejora la incontinencia urinaria, mejora el orgasmo y la vida sexual
  • Acelera la recuperación post-parto
  • Aumenta el rendimiento deportivo

Aunque a simple vista pueda parecer un ejercicio sencillo y encontremos por la red videos explicativos, tutoriales y guías, debemos saber que es un ejercicio duro y complejo, que SIEMPRE debe ser guiado de manera lo más personalizada posible por un/a profesional que nos indique cómo debemos hacerlo y nos corrija la postura.

Existen, además, contraindicaciones a la hora de realizarlo. La principal de ellas es la HIPERTENSIÓN ARTERIAL. Tampoco debe realizarse durante el embarazo, aunque en determinadas circunstancias puede practicarse Gimnasia Abdominal Hipopresiva durante los días previos e inmediatamente posteriores al parto, ya que ayuda al útero a volver a su tamaño original. Una vez que se ha producido la subida de la leche hay que esperar 3 meses antes de la realización de los Ejercicios Hipopresivos, 6 meses en el caso de parto por cesárea.

Como vemos, son muchos los beneficios de la Gimnasia Abdominal Hipopresiva, pero es importante saber que siempre deben realizarse guiados por un/a experto/a.

Este tipo de ejercicios no son la única alternativa cuando queremos mejorar el tono general de la musculatura abdominal y pélvica, ya que se han demostrado ampliamente los beneficios del Pilates o de otro tipo de terapias.

Es importante consultar con un/a fisioterapeuta experto/a en Suelo Pélvico antes de elegir cualquier terapia, puesto que el/ella nos valorará y nos ayudará a decidir qué tipo de terapia se adapta mejor a nuestras necesidades y objetivos.

Pero ante todo hay que romper viejos tabúes, miedos y vergüenzas, empoderarnos como mujeres y ser conscientes de que tenemos necesidades distintas, y por lo tanto reclamar la atención que merecemos.

Si te ha gustado este artículo te agradecemos que lo compartas, así podrá llegar a más gente. Para no perderte ningún artículo puedes suscribirte a nuestra lista y recibirlos directamente en tu correo. Haz click aquí.

En Gansos Salvajes nos dedicamos a divulgar información que de poder a las mujeres desde que descubrí que ni la industria farmacéutica, ni la alimentaria, ni los medios cuidaban nuestros intereses. Tanto en Gansos Salvajes Magazine como en ALQUIMISTAS el principal objetivo es darte información para que puedas elegir como cuidarte. El conocimiento es poder. Un ejemplo claro es el de este artículo, muchas creemos que la única solución a las pérdidas de orina es la que propone la industria, usar compresas. Como ves, no es así hay formas de recuperar y no estar atada de por vida a una compresa.

MUY PRONTO ABRIMOS INSCRIPCIÓN PARA ALQUIMISTAS 2019! Apúntate aquí para no perderte nada!

gansosmag
Author: gansosmag

SUSCRÍBETE

2 Comentarios

  1. Pingback: Higiene menstrual - Ginevitex · Vítex para equilibrio hormonal

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.