Entramos en la época del renacimiento de la luz. A partir del solsticio los días comienzan a alargarse. En las tradiciones paganas pre-cristianas se celebraba esta fiesta encendiendo velas y poniendo ramas de hoja perenne para invocar la llegada del sol y la vuelta del verde a los campos. El cristianismo transformó el nacimiento del sol por el nacimiento de la luz, que representa a Jesús y hemos heredado la tradición de poner pinos verdes y encender luces en estos días de oscuridad.

El invierno, la oscuridad, la vejez y la pasividad tienen muy mala fama en estos tiempos. Tenemos que ser pro-activas, dinámicas, tenemos que cuidar mucho el exterior, mostrar una imagen siempre impecable, salir a divertirnos, estar con gente. En los medios tradicionales (educación y massmedia) no se promueve mucho la meditación, el recogimiento, la reflexión, y por supuesto no se muestra la vejez. El invierno representa la edad madura, un momento vital en el que las energías se repliegan hacia adentro, un tiempo de contemplación de la propia vida para entender y asimilar las experiencias. Esta conexión con lo interior (con el inconsciente) y el desapego de las pasiones de la juventud nos convierte en personas sabias.

Es muy raro ver una mujer de edad avanzada en televisión, y si aparece siempre muy operada, muy maquillada y con el pelo teñid, siempre tratando de aparentar menos edad y en raras ocasiones se le reconoce como una autoridad. Difícilmente será una mujer sabia a la que se le aplaude su experiencia. Las protagonistas en el cine son las jóvenes en edad reproductiva, delgadas y de belleza normativa. Son cuerpos-ornamento para atraer al espectador masculino. Tristemente, hasta en el telediario hoy día, las presentadoras son todas jóvenes y de belleza destacable dentro del canon establecido. No me mal interpretes, cada época de la vida tiene sus dones, y la belleza de la juventud es digna de ser mostrada, valorada y cuidada…pero no es incompatible con la apreciación y el reconocimiento de la experiencia, sabiduría y belleza de la vejez. (Mira que panel de pinterest)

En Gansos Salvajes Magazine queremos celebrar el solsticio de invierno dando un espacio a las mujeres mayores y sabias que hay en el mundo, así como a la que llevamos dentro y un día (con suerte) seremos. (Aquí profundizamos más en el derecho de las mujeres a envejecer)

Los días que rodean al solsticio de invierno son los días más cortos del año. Hay poca luz, y esta oscuridad invita a todos los seres a refugiarse dentro de sí para atravesar el duro invierno y hacer el trabajo interno para resurgir en primavera dando flores y frutos. Los seres humanos, aunque tenemos luz artificial, también estamos conectados con los ciclos de la luz del planeta y la oscuridad nos lleva hacia adentro a conectar con el inconsciente, con la mujer sabia que todas llevamos dentro. Este es un momento formidable para la introspeción y la búsqueda de respuestas dentro de nosotros.

Nosotras vamos a celebrarlo encendiendo unas velitas, meditanto y mostrando fotos de mujeres mayores. ¿Nos cuentas como lo vas ha celebrar tú? Déjame tu comentario puede ayudar a inspirar a otras mujeres.

Si te gustan estas ideas y quieres formar parte de la comunidad de mujeres que estamos construyéndonos para construir un mundo mejor, apúntate a la lista un poco mas abajo y no te pierdas nada.

 

FELIZ NAVIDAD Y FELIZ SOLSTICIO!

gansosmag
Author: gansosmag

SUSCRÍBETE

5 Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.