“La regla no debe doler “ y sin embargo más de un 60% de las mujeres padece dolores menstruales (dismenorrea), lo que representa un claro síntoma de que nuestro estilo de vida no se ajusta a las necesidades de nuestro cuerpo de mujer.

¿Por qué duele la regla?

El dolor normalmente lo provocan los espasmos o contracciones que el útero produce para expulsar el óvulo y el endometrio.

Aquí quiero hacer un paréntesis para explicar cómo funciona el dolor en el cuerpo. El dolor tiende a aumentar su intensidad y volverse más agudo si no le hacemos caso. Existe un umbral del que no hay retorno, a pesar de tratarlo. Llegados a este punto ni los analgésicos hacen efecto. Así que es conveniente parar y tratarlo al principio cuando es leve.

Ahora explico como suavizar el dolor menstrual:

  1. Baños calientes o aplicar calor en la zona del vientre. El calor ayuda a relajar y desinflamar. Es fácil encontrar alivio con este remedio si el dolor es leve.
  2. Tomarla unos días antes de tener la regla y durante la misma “Leche Dorada” (puedes prepararla fácilmente en casa). Es una bebida cuyo principal ingrediente es la cúrcuma y tiene efectos antiinflamatorios, antioxidantes y antialergénicos. La cúrcuma se absorbe junto con grasas vegetales, por eso añadimos aceite de coco. Aquí te dejo la receta:
    – 1 cucharada de cúrcuma en polvo (preferiblemente ecológica)
    – 2 cucharadas de aceite de coco
    – Canela al gusto
    – 1/4 de taza de agua
    – 1 taza de leche de avena, almendras o la que suelas beber
    – 1/2 cucharada de miel (opcional)
    PREPARACIÓN: En un cazo mezcla cúrcuma con agua y calienta a fuego lento hasta que el agua se evapore. Quedará una pasta. En otro recipiente pon la leche y el aceite mezclado y calienta a fuego lento. Cuando esté hirviendo, retíralo del fuego, agrega la canela y la pasta de cúrcuma. Mezcla todo muy bien. Y ya en el vaso añade miel, si quieres.
  3. Comer sano: Es importante reducir las sustancias inflamatorias como los lácteos no ecológicos (en especial helado y yogur), los dulces, los carbohidratos refinados (galletas, bollería, pasteles, patatas fritas…), la carne roja y la margarina. Es el momento de aumentar la ingestión de aceite de pescado Omega3 (puedes tomar un suplemento o comer sardinas 3 veces por semana o una cucharada de aceite de semillas de lino diaria). Una dieta rica en vitamina B y magnesio puede mejorar notablemente las molestias menstruales.
  4. Conocer y valorar tu ciclo. Personalmente, lo que más me ha ayudado ha sido conocer mi ciclo; saber que voy cambiando mi sensibilidad y mi enfoque en el transcurso de las cuatro fases de mi ciclo. Brevemente diré que hay una mitad del ciclo en la que estamos hacia adentro y la otra mitad hacia fuera. En las fases menstrual y premenstrual se registra mayor actividad en el hemisferio derecho del cerebro (inconsciente e intuitivo) y en la fases ovulatoria y preovulatoria en el hemisferio izquierdo (racional y lógico). Es posible usar esta peculiaridad a nuestro favor. Pretender vivir como si siempre fuésemos iguales es fuente de frustraciones y pérdida de energía. Aprender a respetar estos cambios constituyó la desaparición del dolor menstrual en mi vida. Para mí fue importante llevar un registro escrito de los cambios que iba experimentando. Si quieres saber más sobre el tema puedes leer este artículo. También puedes comprar la Agenda de la mujer perpétua que yo misma edité hace un tiempo.
  5. Relajar el útero. El útero es un músculo y, como tal, es posible relajarlo. Se sabe que las emociones no expresadas se refugian en el cuerpo creando corazas musculares e incluso enfermedades. En nuestra sociedad patriarcal todo niño crece en la represión, pero esa represión es especialmente dura para las niñas. Cada abuso, cada “no te toques”, cada “cierra las piernas”, cada “eso es de marranas”, cada “cállate”… se guarda en nuestro útero esperando pacientemente para ser llorado, gritado o pateado algún día. El dolor menstrual nos conecta cada mes con estos dolores olvidados. En la Agenda de la mujer perpetua dedico un capítulo a la gestión del dolor menstrual-emocional. Se titula  “Dolor, sendero hacia mí misma”. La buena notica es que existe un modo de relajar el útero. Mónica Felipe-Larralde hizo un estudio y creó una relajación que puede descargarse gratis desde su web. Los resultados con el tratamiento del dolor han sido espectaculares.
  6. Masajes y aceites esenciales. Aplicar compresas de aceite de ricino en la parte inferior del abdomen por lo menos tres veces a la semana durante varios meses. Esto reduce las hormonas del estrés. Para aliviar el dolor durante la menstruación recomiendo darse un Masaje muy suave sobre el abdomen con un aceite antiespasmódico: mejorana, lavanda, manzanilla, salvia lavandulifolia; dispersará casi siempre el dolor. También supone un alivio aplicar calor en la zona. Aquí puedes saber más sobre aceites.
  7. Disminuir el estrés. El estrés y el exceso de dulces son el caldo de cultivo de las reglas dolorosas. Las hormonas del estrés (cortisol y noradrenalina) provocan inflamación de los tejidos, la insulina es la hormona que procesa la glucosa. Si tenemos sobreprodución de estas hormonas se produce una sustancia química inflamatoria (prostaglandina F2 que se encuentra en el revestimiento del útero) La inflamación es la base de las molestias menstruales. En la Agenda de la mujer dedico un capítulo a cómo el estrés afecta a nuestros procesos fisiológicos y algunos ejercicios para gestionarlo. Un replanteamiento de nuestras prioridades y nuestro estilo de vida, parar y respirar con el diafragma y una dieta rica en magnesio son grandes aliados para una mejor gestión del estrés.

Nuestra sociedad nos enseña huir del dolor. Y no todo es malo en él, nos frena y nos hace conscientes, sirve como recordatorio de que hay que hacer modificaciones en nuestra vida y sirve para sintonizar con nostras mismas, con nuestra sabiduría y para limpiarnos de dolores emocionales estancados. Tomar siempre antiinflamatorios y/o la píldora anticonceptiva  para paliarlo es como poner una pegatina sobre el piloto rojo que nos avisa que tenemos una avería en el coche. ¿Y tú, que haces para aliviar el dolor menstrual? Déjame tu comentario, juntas podemos ayudar a muchas mujeres.

Artículos relacionados:

Video sobre la autogestión del dolor de la pérdida gestacional (útil para cualquier dolor)
Usar tampones y compresas es antiecológico y daña tu salud
Eco-menstruación
La luna y tus ciclos en tu vientre
Entrevista a Diana Fabiánová

Si te gusta el estilo de este blog y no quieres perder el contacto, déja tu email AQUÍ y recibirás gratis un ejemplar de Gansos Salvajes Magazine en versión digital. 

 

SUSCRÍBETE

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *