Picores de cabeza por intolerancia al tinte, ver las raíces blancas cada vez más rápido, la sensación de esclavitud, la cantidad de horas en la peluquería o el dinero que cuesta mantener la lucha con las canas son algunos de los motivos por los que muchas mujeres nos preguntamos si vale la pena continuar.

Basta sacar el tema de “dejar las canas” en la peluquería o con amigas para olvidarlo por un tiempo. “Vas a ponerte muchos años encima”, “parecerás vieja”, “todavía es pronto”, “aún no te pega”, “puedes seguir pareciendo joven unos años más”. Sólo con estos comentarios intuyes que, si decidieras hacerlo, deberás estar muy convencida y muy firme para no dejar horadar tu decisión por los comentarios o por la falta de energía para discutir.

Aún así cada cierto tiempo te encuentras coqueteando con la idea nuevamente, ¿Cómo me quedará?, ¿Cómo será ser una mujer canosa?, ¿Cómo me verán los demás?, ¿Cómo me sentiré? Siento decirte que lo que viene a tu cabeza no es simplemente una idea, es una llamada interior a ser quien eres. Es un grito liberador, una llamada a dejar de luchar con quien eres en este momento. Por supuesto eres libre de desoír esa voz; cada cual puede hacer con su imagen personal lo que quiera (yo la encuentro como un juego que debe divertirnos y hacernos sentir bien).

Existe una idea que todas llevamos marcada a fuego y que se transforma en miedo conforme vamos sumando años: “Dejarse las canas envejece”. Déjame decirte que es una gran mentira, que lo que envejece es vivir, pero he preparado una lista para hacer la transición a las canas y quitar poder a esta idea-miedo.

Aquí tienes algunas ideas para hacer la transición y verte al mismo tiempo cuidada y guapa:

  1. Empápate de imágenes de mujeres elegantes y bellas con el pelo canoso. Para exponente a estas imágenes crea un panel en pinterest (esta es la mía) o haz búsquedas en Instagram con la etiqueta #grannyhair, en Gansos Salvajes Magazine también aparecen siempre.
  2. La naturaleza es sabia y lo que nos da es lo que más nos favorece. La luminosidad que aporta el color gris a la cara produce el efecto óptico de disimular arrugas y lineas de expresión. Además, ese toque de luz y de brillo nos hace más presentes y visibles en una edad en la que ya no se suele destacar por tener tanta energía o vitalidad.
  3. Rodéate de información que te ayude a afianzar la decisión. Leer artículo como > El derecho de las mujeres a envejecer o el libro “Plumas de cisne, volver a lo natural”, ver películas donde aparezcan mujeres de pelo blanco y con estilazo como “El diablo viste de prada” o “Advanced Style“.
  4. Cambia el chip de lo que significa elegancia. Existe una gran diferencia entre ser y parecer. En el ser es en el único lugar donde se encuentra la elegancia, el carisma, la autenticidad. En el parecer sólo hay sucedáneos, “quiero y no puedos” que dicen más de las inseguridades y miedo de mostrar las verdaderas virtudes y talentos.
  5. No pierdas la oportunidad de observar a mujeres con el pelo blanco. Te sorprenderá ver cuántas veces, lejos de ser un signo de vejez, puede serlo de sofisticación y belleza, con un punto moderno e inconformista.
  6. Hay un discurso detrás de este movimiento de pelo gris. Hay jóvenes tiñendo su pelo de blanco y mayores dejando de teñirse. Subyace una la reivindicación: el derecho de disfrutar, de desear y ser deseable a pesar de la edad; la liberación de la idea de que el valor de una mujer reside en su cuerpo y en su juventud (entendida como edad reproductiva).
  7. Este en un buen momento porque las canas cada vez están más de moda, las vemos atractivas y se han desarrollado productos de peluquería para que luzcan mejor.
  8. Para empezar, una buena idea es hacerte un corte moderno y divertido. (Aquí tienes inspiración) Mientras estés haciendo la transición, cuantas más capas y más despeinado más fácil será difuminar la división entre el pelo blanco y el teñido.
  9. Algunas mujeres eligen ponerse paulatinamente mechas rubias, aclarar cada vez más los tonos rubios para que las canas no se noten en la raíz e ir dejándolas crecer junto a las mechas. Esta opción ayuda a que ni los demás ni nosotras veamos un cambio muy brusco en nuestra imagen.
  10. Otra opción es ponerte mechas blancas para disimular el corte entre el cabello teñido y el canoso.
  11. No descuides tu estilo y tu imagen personal. Asimilamos nuestra edad poco a poco, por lo que mirarte al espejo y, de repente, parecerte a tu abuela puede ser impactante (y lo peor es que puedes sentirte desaliñada o descuidada). Si decides hacer este cambio es para sentirte empoderada, para que esta decisión muestre a todos tu actitud de mujer segura, valiente, orgullosa de ser quien es, de tener la edad que tiene, una mujer que se acepta y acepta su vida, que se sabe valiosa por lo que es y valora su cuerpo por lo que se permite experimentar.
  12. Las canas pueden tender al blanco amarillento debido a la contaminación ambiental (humo, polución, champús…) Para evitarlo existen en el mercado champús que ayudan a que el color tienda más a gris ligeramente azulado.
  13. Te recomiendo que busques un champú ecológico y sin parabenos (si estás dando un paso a lo natural para qué seguir poniendo tóxicos en tu cuero cabelludo). También hay una arcilla que ponen en peluquerías que tiene el mismo efecto y que dura varios meses.
  14. El pelo cano es más rebelde, así que usar mascarillas de aceite de coco o de Jojoba te ayudarán a manejarlo mejor.
  15. Por último, una vez has tomado tu decisión muéstralas con orgullo. Úsalas para fomentar tu seguridad en ti misma.

Es muy poderoso recordarnos diariamente que somos suficiente, que somos valiosas, que somos bellas y que somos más que nuestro cuerpo.
Para que practiquemos juntas el amor propio he creado un curso de autoconocimiento y  autoestima. Quererte no es un acto egoísta sino todo lo contrario, para impulsar tu vida las baterías tienen que estar cargadas y eso repercute en todo lo que te rodea.

Te invito a conocer I LOVE MY BODY un curso diseñado para ayudarte a crear una relación positiva con tu cuerpo y contigo misma a través del autoconocimiento y técnicas de alto impacto para elevar tu autoestima. Una mejor autoestima influye en todas las áreas de tu vida positivamente. Las inscripciones abren solo una vez al año y es ahora. Conoce el curso>>>

Conoce I LOVE MY BODY aquí>>>

SUSCRÍBETE

6 Comentarios

  1. Yo tengo 42 años llevo tintandome desde los 18 porque tengo canas desde los 12.. Hace tres años deje el pelirrojo que me encantaba por el rubio porque pasaba de ir cada tres semanas a la pelu.. Y hace año y medio que me rondaba dejarme las canas.. Hice un primer intento y lo deje pero este invierno a causa de un accidente que me ha dejado tres meses con la espalda hecha un 7 no pude ir a la pelu.. Desde Agosto sin ir y he decidido que me quedo así que me gusto con canas.. He de decir que tengo casi todo el pelo blanco, aunque ya estoy pensando en echarme alguna mascarilla de color.. Porque yo me aburro de ir siempre igual.. Pero eso que hay que empezar mas a querernos y menos a criticar yo oigo mucho que pena con lo joven que eres vas a parecer mas mayor.. Pues para nada yo me veo bien guapa. Ole!!!

  2. Yo tengo canas desde los 25 años, desde los 30 a los 40 me hice mechas rubias (mi pelo original era rubio oscuro) en dos tonos claros para que se confundieran las canas, llevaba media melena. Y a los 40 la peluquera me recomendo ir probando a dejarlos color natural xq tenia mucha cana y bastante homogenea. A partir de ese momento decidi hacerme cortes de pelo un poco estilosos. Ahora tengo 60, sigo llevandolo corto, bien cortado y a veces pienso que me gustaria hacerme una mecha de color pelirojo. La verdad es que muchas veces me han parado por la calle para preguntarme si era teñido o natural. He tenido la suerte que era un blanco bonito, y homogeneo. Y estoy muy a gusto con el pelo que tengo.

  3. Ese es otro de los mensajes con los que han estado minando nuestra autoestima. Un hombre con canas es un madurito sexy, y nosotras somos unas viejas brujas que se han descuidado. Pues esta vieja bruja hace años que luce sus canas con orgullo, y me veo y me ven muy guapa. Mi melena con sus hermosas canas llama la atención y al verme portar mis canas con orgullo, otras mujeres han dejado de teñirse. Estoy muy contenta de haberme liberado de la tiranía de los tintes. Un abrazo!!!

  4. Hola, hace tiempo que decidi volver a mi color natural que va cambiando con los años.y a pesar de las presiones nunca deje influir el miedo a hacerme mayor

  5. carlos andres restrepo

    buenas mi nombre es carlos andres restrepo tengo 42 años y vivo sugestionado con la vejez envejecer y un terror porque no es miedo sino terror alas canas ya me han salido algunas mestoy mirando en el espejo haver si ya me ha salido nuevas este miedo ilogico me empezo en el año 2001 quisiera ser joven niño ayuda estoy desesperado gracias

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *