Cada vez me siento más atraída por el minimalismo. Una vida más simple tiene muchas ventajas aunque conlleva un ejercicio de sinceridad con una misma.

He decidido descubrir qué necesito de verdad, qué quiero y qué me sobra. El baño es la parte de la casa donde menos vínculo emocional tenemos con los productos y me he dado cuenta que es el lugar más fácil por el que empezar.

Me llama la atención la gran cantidad de productos que usamos las mujeres para estética; muchos más que los hombres. Nuestra sociedad mide el valor personal con el consumo. Las mujeres somos el foco de la mayor parte de los reclamos publicitarios y en general somos grandes consumidoras. El hecho de deshacernos de necesidades creadas nos proporciona más libertad. Necesitando menos dinero y menos tiempo para hacernos “dignas”, ganamos tiempo, libertad y vida a fin de cuentas.

Antes de dejarte con el listado que he preparado quiero decir que no pretendo ser radical, que nada es enteramente bueno ni malo. Sólo quiero invitarte a cuestionar y a probar el hacer las cosas de manera diferente para que puedas sacar tus propias conclusiones. Muchas cosas son prescindibles y muchas otras elegimos usarlas porque nos gustan o nos dan placer y eso está perfectamente bien. Vamos allá!

1. Pintalabios. 
Los pintalabios contienen plomo, se usa para que la fijación sea fuerte y duradera. Normalmente los que más plomo tienen duran más y son más caros. El plomo es un metal pesado que se ha demostrado que es cancerígeno y que se acumula en el organismo (nuestra piel es capaz de absorberlo). También llevan aceites minerales que la piel es incapaz de absorber y forman una capa que la asfixia.
Alternativa: Búscalos sin plomo ni aceites minerales o úsalo con poca frecuencia.
2. Desodorante-antitraspirante.
Es sabido el daño que producen los antitraspirantes en los ganglios linfáticos de nuestras axilas. También está muy extendido que provocan cáncer de mama: se ha asociado una alta concentración de parabenos con la formación de tumores de mama ya que se ha encontrado una alta concentración de parabenos en tumores (se publicó en un estudio en el Journal of Applied Toxicology) (+ info)
Los parabenos son disruptores endocrinos, alteran nuestro equilibrio hormonal y alteran toda la cascada hormonal (tiroides, ovarios, supra-renales) provocando desvalances hormonales y alteraciones en nuestro sistema reproductivo.
Alternativa: Hay desodorantes ecológicos en el mercado que no son antitraspirantes (es necesario acostumbrarse a que cuando hace calor sudamos, los antitraspirantes van contra nuestra naturaleza) También está la piedra de alumbre que personalmente no me funciona en verano. La mejor alternativa que he encontrado es el bicarbonato: puedes usarlo creando una pasta en tu mano de bicarbonato y agua (si quieres también puedes añadir una gota de árbol del té). Aplícala en la axila y verás que es muy efectivo.
3. Pasta dentífrica.
Muchos dentistas recomiendan lavarse los dientes con agua. Cuanto más producto usas más se embota el cepillo y menos limpia. Lo que realmente limpia es el cepillado, no el producto en sí. A parte de esto, los dentífricos están hechos con flúor sintético añadido y parabenos. Hay mucha información sobre los efectos perjudiciales del flúor sobre nuestro cerebro, en especial sobre nuestra glándula pineal. Si te interesa el tema en Gansos 5 publicamos un artículo más completo.
Alternativa: Cepillado a conciencia. Bicarbonato sódico en el cepillado de la noche y los demás con agua. También hay dentífricos sin químicos sintéticos de venta en herbolarios.
4. Exfoliante. 
En los últimos años se ha ido recomendando cada vez más el uso de exfoliantes. El caso es que no es cierto que necesitemos exfoliar nuestra piel 3 veces cada semana. La piel tira sus células muertas sin ayuda.
Alternativa: Podemos usar sal, azúcar o un guante de crin una vez a mes o incluso menos. Yo sólo me exfolio en primavera y verano, cuando voy a exponerme al Sol.5. Elixires bucales. 
La mayoría contienen phenol y phenyl que son desinfectantes; son muy tóxicos y destruyen a largo plazo las paredes celulares. Hay un estudio que asevera que se acumula en el sistema nervioso, hacen daño al corazón, el hígado, riñones y piel. Según un estudio, estas sustancias contribuyen al desarrollo del cáncer de boca (60% en hombres y 90% en mujeres). Estos compuestos también se encuentran en la laca de pelo.
Alternativa: Puedes conseguir un buen elixir bucal mezclando agua con sal marina (no sal de mesa, ni yodada, ni fluorada). También con agua y arcilla blanca puedes crear un enjuague que alivia las irritaciones de la boca. Otra opción es usar unas gotas de agua oxigenada mezclada con agua.

6. Compresas y tampones desechables.
Son artículos de consumo de un solo uso que dañan el planeta y a nuestro cuerpo. Para blanquear el algodón que contienen usan cloro en su proceso de fabricación y otros tóxicos (aquí puedes leer más sobre esos tóxicos). La piel de nuestra vulva es capaz de absorber estas sustancias. De esta manera intoxicamos nuestro cuerpo y debilitamos nuestra flora vaginal.
Alternativa: La copa menstrual o las compresas de algodón orgánico son saludables y respetuosas. También está la opción del sangrado consciente, controlar el esfínter vaginal para expulsar cuando quieras.

7. Perfumes.
Los perfumes también contienen sustancias químicas que van sumando con el resto de productos que aplicamos sobre nuestra piel. Además, son capaces de deteriorar nuestra capacidad olfativa. Tienen una composición super compleja porque necesitan neutralizar compuestos super agresivos e irritantes. Los perfumes sobrecargan el hígado y los riñones. En el número 8 de Gansos Salvajes Magazine hay un artículo extenso sobre los efectos de los perfumes sintéticos en el organismo.
Alternativa: Los aceites esenciales de origen vegetal y ecológicos son la mejor opción. Mucho más baratos, saludables y muy efectivos.

8. Champú.
Casi todos contienen tensioactivos (detergentes químicos fuertes), sales y alcoholes que estropean el cabello. En la etiqueta vienen con nombres como Sodium Lauryl Sulfate, Sodium Laureth Sulfate, Cocamidopropyl Betaine. Si sabes algo de química sabrás que son productos abrasivos y potentes químicos industriales. El pelo no necesita desengrasarlo cada día con potentes detergentes como si fuera el extractor de la cocina de una freiduría. ¿Por qué los hacen así? Una de las razones es que el marketing ha creado la idea de que la espuma es sinónimo de calidad y buen funcionamiento del producto, la otra parte de la respuesta está en el punto 2. Aprendí esto gracias a un estudio que hizo Yael del extinto blog Acapulco70.

Alternativa: Se puede usar bicarbonato y vinagre. Aquí te cuentan cómo. También hay en el mercado champús sin parabenos, ni detergentes, ni sales, abrasivas. Sustituir el champú por suavizante sin siliconas es una buena medida porque contienen jabones más suaves. Si usas producto, usa poco y no a diario. + info

9. Suavizante.
Los acondicionadores son un imprescindible desde hace relativamente poco tiempo (cuando yo era pequeña no existían). Champú y suavizante forman un círculo vicioso: el primero estropea nuestro cabello y el segundo lo repara con siliconas que rellenan las grietas para dar un efecto sedoso, pero también lo ensucian muchísimo. Estas siliconas no son solubles y por eso se necesitan detergentes fuertes para eliminar sus restos. Desde que existe el suavizante los champús son más dañinos para el cabello.

Alternativa: Existen suavizantes con siliconas solubles al agua. Buscalas en las etiquetas y evita las no solubles:
SILICONAS SOLUBLES: PEG modified dimethicone, Dimethicona copoliol.
SILICONAS NO SOLUBLES: Dimethicone, Dimrthiconol, Phenyl Thrimeticone, Amodimethicone, Cydomethicone.

10. Sujetador. Tras 15 años de investigación, un estudio francés recogido por The Huffington Post y el Daily Mail, concluye que “usar sujetador no resulta beneficioso para el pecho”, que “los pechos de las mujeres que no usan sujetador de manera prolongada se mantienen más firmes y con menos estrías” y que “el sujetador no disminuye el dolor de espalda.”(+ info).
El uso de sujetados impide el correcto tono en los músculos responsables de sujetar el pecho, lo que contribuye a una caída más acelerada del pecho ¡Sorprendente! Personalmente voy mas allá: no llevar sujetador mejora el contacto y la conciencia con nuestro propio cuerpo; el pecho tiene su propio movimiento para recordarnos que está ahí, que es una zona muy sensible del cuerpo femenino y que el movimiento y el contacto con la ropa tienen un efecto placentero. Movernos por el mundo desde el placer y el erotismo indiscutiblemente nos hace la vida más agradable.
Por último, las tetas y el útero están conectados y el útero es el motor energético y centro de poder de la mujer. ¿Tendrá algo que ver tener el pecho inmovilizado y apretado con los problemas en la lactancia,  los partos, los dolores de regla? Sé que no es el único factor, pero podría influir.
Alternativa: Se puede usar una camiseta ajustada si, como a mí, no te gusta demasiado marcar pezón. Y los sujetadores para jugar, para seducir…
11. Cremas hidratantes.
La piel es un órgano impermeable, y capaz de absorber muchas sustancias, pero el agua no la traspasa. Por esto es importante tener claro que la hidratación se produce principalmente de adentro afuera, no al contrario. La mayoría de aditivos de las cremas son derivados del petróleo (parabenos) que se usan a modo de conservantes. Los parabenos son sustancias cancerígenas y debilitadoras del organismo. Sobrecargan nuestro hígado y suelen contener mercurio, que es un metal pesado que se acumula en el organismo, y perfumes sintéticos.
Alternativa: Beber mucha agua. Yo no renuncio a usar cremas pero deben ser ecológicas certificadas con menos de 15 ingredientes en su fórmula y sin parabenos.
12. Tacones.
Hacen daño a la espalda y deforman los pies, pero principalmente son incomodísimos y duelen. Además, no nos permiten movernos con libertad por el espacio. Se pueden usar para ocasiones, para jugar, para disfrazarse… pero desearía que dejara de ser símbolo de elegancia y buen gusto. Aún hay espacios en los que es inapropiado no llevarlos e incluso trabajos en los que son obligatorios. Aquí te dejo dos link sobre el tema:
Alternativa: Zapatos y botas planas (las hay preciosas), o tacones pequeños, o de cuña. Existen miles de alternativas cómodas.
13. Esmalte de uñas.
Contienen ftaltos, que son muy tóxicos y se acumulan en el organismoAquí tienes más info.
Alternativa: Dejar la uñas respirar y comprar pintauñas sin ftlatos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Guía de marcas de cosmética ecológica certificada
Belleza. Lo esencial y lo superfluo
La historia de los cosméticos. (Video)
Video-Conferencia Daniel Ortiz. La piel Nutrición e Intoxicación. 

Si te gusta nuestro estilo y no quieres perder el contacto, déjanos tu email AQUÍ y recibirás gratis un ejemplar de Gansos Salvajes Magazine en versión digital.

SUSCRÍBETE

2 Comentarios

  1. Hola!! Como enjuague bucal yo uso infusión de jengibre. Infusiono unas rodajas de jengibre en agua y lo guardo en la nevera para tener varios usos. Deja la boca muy fresca y podemos beneficiarnos de sus cualidades antiinflamatoria y antiséptica.

    Un saludo!!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *