Aprendí que la madre es el timón de la familia cuando mi madre enfermó. Más tarde yo misma fui madre y descubrí que me había convertido en el centro de la familia y que, si yo estaba bien, todo estaba bien. Ahora vuelvo a tomar conciencia de esta realidad con mi suegra ingresada en el hospital.

Cuando la madre falta en casa deambulamos sin saber a dónde ir y registramos confusos los armarios de la cocina, nos vemos obligados a espabilar, a encontrar las cosas sin preguntar, a dejar de escurrir el bulto para que ella lo haga después, tenemos que limpiar siempre lo que ensuciamos.

Me parece que las mujeres tenemos tendencia a sobrecargarnos con el cuidado del hogar y de la familia. Creo que por dependencia al protagonismo que ejercemos cuando tenemos pequeños a nuestro cargo, algunas creamos dependencias a nosotras, a nuestros cuidados, a nuestra presencia. Hay un afán de control que proviene de la falta de autoestima que la sociedad patriarcal imprime en lo más profundo de cada mujer. Por no soltar el cetro de poder asumimos tareas que nos sobrecargan, nos negamos a delegar y a permitir que las cosas no se hagan a nuestra manera. La sociedad y los papeles que atribuye a las mujeres no ayuda mucho. Además, ahora nos obliga a tener dos trabajos, uno fuera y otro dentro de casa.

Esa sobrecarga junto con la represión, la falta de libertad, los embarazos y partos sin conciencia de nuestro propio cuidado y las crianzas intensivas en soledad. Vidas dedicadas en exclusiva a los demás. Sumado a las creencias desvalorizadoras, la rabia acumulada y el resentimiento por la violencia que toda niña y mujer soporta nos lleva a enfermar.

Mi madre tenía 70 años cuando sufrió un ictus que la tiene en una silla de ruedas, con pañal y casi sin conocer a su familia desde hace ya 10 años. Mi suegra, con poco más de 60, tiene pancreatitis, piedras en la vesícula y problemas cardiacos. Mis tías, y muchas de las mujeres de esta generación, han sufrido extirpaciones de vesícula, vaciados de todo su aparato reproductor, problemas en la matriz y/o viven atadas de por vida a una caja de pastillas para la tensión, el colesterol, el azúcar, la tiroides… Las farmacéuticas se frotan las manos cada vez que nace una niña.

He investigado sobre los problemas en la vesícula y he descubierto, además de que es una enfermedad de mujeres mayoritarimente, que tiene como causa principal la represión del enfado, de la ira y de la rabia, según explica la medicina china.

La rabia es una emoción prohibida para las mujeres. Nos enseñan a ser niñas “buenas”, dulces, complacientes, a callarnos, a reprimir nuestros deseos. ¿Hasta cuando vamos a seguir volcando nuestra inconformidad y nuestra ira sobre nuestros propios cuerpos?

Pero la rabia no desaparece reprimiéndola! Si existe es para algo, y no estoy hablando de violencia sino de ponernos en nuestro sitio. Es una emoción expansiva que bien canalizada nos lleva al movimiento, es una llamada a actuar para lograr lo que queremos, nos llena de energía, nos ayuda a poder pedir, reclamar y ponernos en nuestro lugar. Muchas mujeres tenemos miedo a expresar rabia y nos cuesta acatarla dentro de nosotras. He hablado con muchas mujeres sobre el tema y muchas no soportan la idea de verse pegando un puñetazo o gritando. No estoy hablando de convertirnos en personas iracundas ni de hacer daño a nadie. Hablo de ser capaces de detectar nuestra rabia cuando la sentimos y hacer algo con ella, sea dar unos puñetazos a una almohada o decir firmemente NO. Estamos de acuerdo en que la rabia es una emoción incómoda que no nos gusta y que sería deseable estar en un punto en el que apenas la sintamos, pero reprimirla es volcar violencia hacia nosotras. En la fase premenstrual del periodo solemos sentirla con más fuerza, en los textos de la Agenda que publiqué hace un tiempo explico cómo funciona y cómo canalizarla.

La otra cara de la rabia es la tristeza y mantenerse en ella mucho tiempo deriva en depresión. La energía de la tristeza es la contraria, nos inmoviliza, no queremos cambiar las cosas sino más bien escondernos y sentirnos víctimas. También tiene sentido, la tristeza nos invita a la introspección y a través de ella podemos darnos cuenta de lo que nos dolió. Y quién no guarda el dolor de no haber sido tratado con respeto en algún momento. Probablemente nadie, pero como mujeres hemos visto desde pequeñas que de algún modo, aunque no alcanzábamos a comprender por qué ni como nosotras éramos menos. Y al mismo tiempo sabíamos que teníamos la misma dignidad y merecíamos el mismo respeto que cualquiera. Ese conflicto genera rabia. Y, si para que te quieren y te acepten tienes que reprimirla, queda la enfermedad; es la forma que tiene el inconsciente de mostrar que algo no va bien para hacernos conscientes y para que podamos reaccionar.

Y yo me pregunto qué ocurre en los cuerpos de las mujeres. Veo a las mujeres de mediana edad por la calle y siento el dolor en sus cuerpos, percibo esa vida de sobrecarga en la que no se han permitido el descanso o la protesta ante una vida de servidumbre impuestas. Veo cuerpos rígidos, artríticos, pesados, con dificultades de movimiento, sin flexibilidad. No creo que la enfermedad no deba existir y tampoco afirmo que los hombres están muy sanos, pero los cuerpos de las mujeres arrastran un gran peso, continúan su quehacer a pesar de las llamadas de atención de su salud. ¿Quién cuida a las mujeres? ¿Cómo de enferma hay que estar para permitirse pedir cuidados? Nos cuesta ver nuestros límites y sentirnos merecedoras de amor y de cuidados. Mientras no seamos nosotras las que nos cuidemos, las que nos paremos, las que descansemos, las que pidamos, las que deleguemos, las dejemos las cosas sin hacer o las que gritemos ¡Basta! nadie lo hará.

Yo me ayudo de mi ciclo menstrual para darme cuenta y tomar acción ¿Cómo te cuidas cuando estás desbordada? Tu experiencia puede valernos a las demás. Si quieres, deja tu comentario.

Photo by chuttersnap on Unsplash

Si te gusta nuestro estilo y no quieres perder el contacto, déjanos tu email AQUÍ y recibirás gratis un ejemplar de Gansos Salvajes Magazine en versión digital.

Y si quieres conocernos a fondo, encuentra artículos como este en nuestro NUEVO magazine>

SUSCRÍBETE

11 Comentarios

  1. Ay!!! Gracias por este artículo!!! Justo hoy, cansada de que me sigan pidiendo más y más ayuda, en un negocio familiar, del que no percibo absolutamente nada por qué dan por sentada mi colaboracion, tuve un ataque de ira y descargue toda mi bronca, pero…. más tarde sentía culpa; así que después de leer esto, me felicito!!! Gracias, gracias, gracias!!!!

  2. Buenísimo el artículo, me siento muy identificada con el hecho de contener la rabia y convertirla en tristeza! Gracias!!!❤️

  3. Muy buen artículo con el que estoy totalmente de acuerdo, nada de contener la ira, las mujeres se tienen que poner en su sitio que como bien dices se llevan la peor parte. La igualdad está aun por llegar, se ha avanzado perro queda mucho camino. Muy buen trabajo el que hacéis desde GANSOS SALVAJES.

  4. Muy buen artículo. La relación entre la enfermedad i el conflicto emocional. Qué me contáis! Hipertensión i diabetes II, un divorcio,… La rabia es la que me ha dado fuerzas para enfrentarme a situaciones y personas que no me hacían bien. Y terapia, sobre todo. Nada es fácil, pero vale la pena. Mi autoconocimiento, mi mejor arma. Lo explicais muy, muy bien.

    • Gracias por tu comentario. Me alegro que te guste. Desde luego, como dices no es fácil y es mejor con ayuda. Pero es un camino necesario sobre todo cuando la vida no te deja otra alternaba. Un abrazo!

  5. Muy buen artículo, la rabia es un sentimiento con el cual he convivido mucho tiempo, al menos desde mi adolescencia, hoy (35 años), y muchas veces por no saber encauzarla he sido hiriente, he dicho cosas a personas queridas principalmente, además de ser una especie de circulo vicioso: de la rabia a la pena y de la pena a la rabia. Aunque si reconozco que la rabia conlleva mucha energía, que me ha llevado a levantarme y seguir luchando, no decaer, pero ya me cansé de pelear conmigo y con todo el mundo, este año me enfermé (lumbago y ciática) aun sufro de dolor, el tiempo de reposo, junto con haber hecho terapia psicológica y otros hechos críticos, me han hecho reflexionar y darme cuenta de muchas cosas, dejar la posición de víctima y actuar, vivir, dejar los miedos de lado y disfrutar de lo bueno de la vida y aprender de lo malo. Eso no quiere decir, que una sea pura paz y amor siempre, porque hay días que estarás enojada igual, pero también aprendí a cuidarme, a darme mis espacios de relajo, de esparcimiento, a fin de eliminar el estrés y así poder seguir entregando, cuidando de mi hija, de amistades, de alumnos (soy docente), etc.
    Saludos y gracias por el artículo

    • Gracias por compartir Pamela. Es un tema tabú para todos, en especial para las mujeres. Por eso no se nos enseña a canalizarla bien. Hacer daño a otros no es deseable y solo trae más culpa y tristeza…en fin. Pero usarla para salir de la situación de víctima o para parar los pies a alguien que te falta el respeto es muy positivo. Gracias por tu aportación!

  6. Muy buen arículo 🙂 Leyendo esto me parece que soy del grupo contrario: Toda mi vida desde niña he tenido tendencia a expresar mi rabia, a veces demasiado, pero con el paso de los años he aprendido a canalizarla, a no estallar a la primera, a reconocer exactamente qué me molesta y poder decidir si me enfado o no. No soy una persona violenta, simplemente “tengo carácter”, que es como describen a la gente que sí se atreve a expresarse cuando no están conformes con algo o se sienten atacadas. Considero que es un trabajo difícil aprender de la rabia, tanto para quienes la evitan como para quienes la mostramos. También allí debemos encontrar un equilibrio. Gracias Laura!!

    • Gracias Dulce, gracias por compartir porque es muy valioso. Yo soy del otro polo y creo que somos mayoría. Estoy totalmente de acuerdo en que es muy dañino soltar la rabia sin filtro, la cuestión es la regulación. No pasarse por exceso, ni por defecto. Un abrazo!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *