“Las mujeres queremos belleza. En todas las culturas. Entre las más pobres de las pobres, las mujeres nos adornamos. Con lo que sea, con una pluma de gallo, con una conchita, con un tatuaje, adornamos nuestras casas. Queremos belleza en nosotras y en el mundo, en la naturaleza y para nuestros hijos.” Isabel Allende.

Es innegable que la ropa despierta fascinación entre las mujeres. Está en nuestra naturaleza pero, por muchos motivos, este deseo genuino ha sido manipulado y aprovechado por la industria de la moda para llevarnos al hiperconsumo y para convertirnos en objetos decorativos o muy sexualizados para gustar al hombre. Siento que muchas mujeres estamos volviendo a la esencia de ese deseo auténtico y legítimo de sentirnos bellas limpiándonos de los dictados aprendidos.

Hoy traigo un viernes de moda sostenible un poco diferente en el que quiero mostrarte lencería y ropa interior creada para nosotras y para devolvernos a esa esencia sin oscuros intereses detrás.

La lencería que entendemos como bonita y sensual suele ser apretada e incómoda, con aros, varillas, push up y mil historias más. Todo esto consigue que guste a todo el mundo pero quien la viste es, sin duda, quien menos la disfruta.

Además, la ropa interior está en contacto con la piel de las zonas más sensibles de nuestro cuerpo. Suelen ser zonas por las que sudamos y hay mayor intercambio con el exterior por lo que no es recomendable usar prendas hechas con tejidos que contengan tóxicos ni metales en su composición (o en los tintes que le dan color) Tampoco es en absoluto recomendable el exceso de presión sobre ciertas glándulas y tejidos.

De hecho, en los análisis efectuados sobre los quistes que se extirpan de los senos, así como sobre la leche materna, se suelen encontrar restos de aluminio y parabenos que, en buena medida, provienen de los tejidos de poliéster y plásticos de envases alimenticios. (Fuente: Nicolas Olea, director de diversos estudios científicos en varias Universidades)

En general, la ropa interior de tejidos orgánicos y atóxica que había encontrado en los últimos años solía ser cómoda, suave y sin tintes, de color blanco roto y un poco aburrida. Se nota mucho la diferencia cuando llevas ropa interior de algodón orgánico (es una gozada) pero, sinceramente, con el tiempo empecé a echar de menos tener en mi cajón de ropa interior algún conjunto más sexy. No podemos negar que la ropa tiene el poder de despertar determinadas formas de sentirse. Por eso, hoy quiero presentar la selección de ropa interior que tiene blaugap.com. He tenido el enorme placer de probar varias de sus marcas y, para mí, cumplen todos los requisitos de sostenibilidad y diseño que podría pedir. Se puede decir que el mito de que lo cómodo y lo ecológico no puede ser sexy y seductor se rompe en mil pedazos con las prendas que nos propone blaugap. Por eso quiero compartirla contigo hoy.

¿Qué puedes esperar de la ropa interior de blaugap.com?

  • Está confeccionada con tejidos de algodón orgánico certificado GOTS. Esto significa que tenemos garantía de que se cultiva sin pesticidas, ni fertilizantes químicos, ni desperdicio de agua, respetando la biodiversidad y permitiendo al suelo recuperarse.
  • Son de Comercio Justo, distribuidores de la marca Maathai Organic, cuyas prendas están confeccionadas en Colombia por madres solteras con dignidad laboral. El resto de marcas que encuentras en su tienda también cumplen este requisito. Otras de sus marcas tienen prendas cosidas en Europa.
  • Sin residuos adicionales. Para eso cuidan minuciosamente el diseño de los envoltorios y las etiquetas. Todo está pensado para que cualquier residuo que se genere sea biodegradable. Tanto es así que las etiquetas de la marca Maathai Organic están hechas de papel reciclado y contienen semillas para que puedas plantarlas y crezcan preciosas flores. La propia etiqueta sirve de fertilizante.
  • Los tejidos son suaves, cómodos e hipoalergénicos.
  • Colorantes orgánicos. Los tintes utilizados en estas prendas están todos certificados por GOTS y cumplen con la normativa REACH. No se utilizan formaldehídos, ni colorantes azoicos, ni disolventes aromáticos, todos ellos productos perjudiciales para la piel.
  • Tienen una gran gama de sujetadores sin aros muy favorecedores. Son los que me resultan más cómodos y considero más saludables. Aunque también tienen algunos modelos con aro para las que los prefieran.
  • Diseños cómodos a la par que atractivos y sugerentes.
  • Una de las marcas que distribuyen es Comazo, que fabrica en Alemania y está muy acorde con la filosofía de Gansos Salvajes. Para fotografiar sus productos usan como modelos a sus emplead@s. De esta manera contribuyen al imaginario colectivo generando imágenes cercanas a la realidad, mostrando cuerpos variados y fuera de estereotipos. Así no contribuyen a aumentar el nivel de frustración e incomodidad con el cuerpo con el que nos movemos las mujeres. Qué diferencia!

Todo esto y mucha más moda sana para mujer, hombre y niño puedes encontrar en blaugap.com. También puedes encontrarlos en Biocultura. Te invito a que los conozcas presencial o virtualmente!  blaugap.com

SUSCRÍBETE

4 Comentarios

  1. Interesante artículo. Certificación Gots para los colorantes no es sinónimo de colorantes orgánicos, son sintéticos sólo que controlados, de otra manera estaríamos hablando de colorantes naturales-vegetales, que no es el caso. Sigo prefiriendo marcas con diseños más limpios y cuidados: base range, the nude…

  2. Hola, no veo publicado mi comentario, no os ha gustado?

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *