Las mujeres de nuestra época nos hemos acostumbrado a vivir con una gran exigencia sobre nuestra imagen y más en la época del bikini. A veces cuando esa imagen deseada difiere mucho de la realidad de nuestro cuerpo es bastante fácil llegar a un punto de bloqueo y proyectarnos hacia el futuro. Lo que se traduce en VIVIR ESPERANDO.

Esperar a perder esos 5 kilos, a operarnos, a que sea el momento ideal, a tener los dientes blancos y esperando llegamos a olvidar vivir nuestra vida. La frase manida vive el presente que escuchamos como el que oye llover debería entrar en nuestra conciencia más profundamente. Porque olvidamos que el tiempo pasa y que vamos a morir. Así de cruda es la única certeza que todos compartimos.

Así que si vas a esperar al año que viene para ponerte el bikini o ese vestido ajustado, si no disfrutas de la playa o del nudismo porque estás esperando a que tu cuerpo “mejore” tengo una mala noticia: Nunca tu cuerpo va a estar tan bien como ahora.

Cada año, aunque nos cuidemos envejecemos. Recuerdo que cuando tenía 15 años estaba acomplejada con mi barriga y ahora veo las fotos y no lo puedo creer. Nunca mi cuerpo ha estado tan joven. ¿Cómo pude no morder la vida con toda mi fuerza por tal insignificancia?

Por eso hoy le dedico estas palabras:

Querido cuerpo;

Gracias por mantenerme viva, por hacer que toda esa sangre circule llevando oxigeno con total precisión a lugares que ni concibo, gracias por permitirme moverme, pensar, reír, comer, abrazar, desplazarme a lugares preciosos y maravillosos del planeta, gracias por permitirme nadar, gracias por tu fuerza para mantenerme en pie, para practicar deporte, para bailar, gracias cuerpo por sentir la brisa fresca, las caricias, los besos. Gracias por ver, escuchar, hablar, aplaudir y sentir a l@s grandes genios que alimentan mi alma. Gracias por la grasa y los michelines que me protegen y revelan mis miedos, mis ansiedades, gracias por acumular para cuando sea necesario. Ni los muslos, ni la celulitis, ni la barriga impiden que pueda nadar, disfrutar de una clase de yoga, hacer el amor, jugar con mi hijo a las palas o enterrarme en a arena.

Hoy quiero pedirte disculpas por haber estado durante tanto tiempo confundida en la creencia de que el problema era tuyo. Haciéndote daño, gastando la energía, el dinero y el tiempo en estar más delgada, en lugar de en cuidarte y disfrutarte. Disculpa por todos estos años viviendo en la cabeza, desconectada de tus necesidades y avisos. De forzarte a seguir cuando me pedías descansar y sobre todo DISCULPA POR VER LOS DEFECTOS EN TI, EN VEZ DE EN LA SOCIEDAD, EN VEZ DE EN EL CANNON DE BELLEZA IMBÉCIL Y DESPIADADO QUE NO QUIERE QUE SEAS. QUE NOS QUIERE IGUALES SIEMPRE, HOMOGENEAS E INFELICES. QUE NOS QUIERE COMPRANDO PARA PARECER EN LUGAR DE CREANDO PARA REVELAR QUIENES SOMOS. Disculpa por usar la energía que tu mismo produces en hacer que te parezcas a quien no eres, en odiarte en comportarte y en criticar a otras en lugar de usarla en cambiar el mundo.

Esta soy yo hoy y estoy orgullosa de dónde estoy porque la vida no es un lugar de perfección, sino un proceso, un camino de etapas con baches, alegrías y dolores. Todo eso se refleja en mi cuerpo y no pasa nada. Gracias por contar mi historia, por recordármela para no repetirla. No soy perfecta, no quiero serlo, tengo ansiedad, ha sido un año muy duro, paso mucho tiempo detrás de la pantalla, me equivoco y soy vulnerable y eso me hace humana, eso abre una puerta para que los demás puedan acercarse a mí.

Así que desde hoy quiero vivir con lo que hay, haré lo que pueda por mejorar, por estar más sana, más fuerte y más delgada también, pero voy a vivir con lo que soy hoy porque mañana quizá no llegue, porque la vida es hoy.

Gracias por todo. Con amor.

Laura MH

Vivir esperando a tener el cuerpo que deseamos es la peor de las opciones. Vivir haciendo y sintiendo lo que creemos que haríamos y sentiríamos con ese cuerpo deseado es una gran elección. Recomiendo este video.
Texto: Laura Martínez Hortal – Foto: Noemí Genaro – Modelo: Mónica

Si te gusta nuestro estilo y no quieres perder el contacto con nosotras déjanos tu email AQUÍ y recibirás gratis un ejemplar de Gansos Salvajes Magazine en versión digital.

POST REALCIONADOS:

SUSCRÍBETE

8 Comentarios

  1. Me encanta haberos conocido. Hay que recuperar el empoderamiento de la mujer!!

  2. Al leer estas palabras pensé…a cuantas personas nos pasa lo mismo. Toda la vida queriendo ser lo q no somos y despreciando lo q de verdad somos. Sin una mirada compasiva y cariñosa….justificando este daño social a nosotras mismas

  3. Deberíamos ser más conscientes de cuidarlo y brindarle salud, y dejar de lado las obsesiones y los malos hábitos que lo acaban desgastando. Estupendo artículo Laura!

  4. Gracias, mil gracias por un artículo con tanto valor y palabras tan llenas de sentido que nos hacen reflexionar sobre las exigencias y los prejuicios que hacia nosotras mismas creamos sin darnos cuenta que la vida pasa y aquí en este mundo duramos muy poco, porque como decía aquel …. cuando menos te lo esperas va la vida y te sorprende… a veces con situaciones buenas, otras con malas y miras hacia atrás y la mayor parte del tiempo lo has pasado preocupada por tu celulitis, tus michelines, tu pecho y todo aquello que formó nuestro cuerpo rincones bonitos con sus secretos guardados. Desde que os leo reflexiono mucho sobre todo la basura que la sociedad con sus mensajes nos echa encima… qué absurdo todo, tengo una hija y cada vez que la veo mirarse al espejo lo primero que le recuerdo son sus valores, su inteligencia, su educación y su saber estar. Le enseño y le hablo de alimentación, salud y sobre todo del preciado valor de disfrutar y ser ella misma. Quiero dejarle mejor legado que el que tengo yo, VIVIR LA VIDA SIN MÁS¡¡

    • Muchísimas gracias por tu comentario. La verdad es que no hay nada como el ejemplo para dar a nuestros hijos. Así que vivir la vida sin más, tal y como dices es el regalo que le haces. Todo lo que cambias y evolucionas es un regalo para ellas. Un abrazo!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *