Se acerca San Valentín, una excusa como otra cualquiera para celebrar el amor, pero si hemos de celebrar que no sea cualquier amor, que sea el AMOR con mayúsculas, el que merece ser celebrado por encima de los demás y del que quiero hablar hoy. El AMOR PROPIO.

El otro día escuché una de las mejores definiciones de amor propio que he escuchado:
“La autoestima o autovalía tiene que ver con cuanto toleras que no te respeten”.
Me parece una definición sencilla y fabulosa. Casi todas las dificultades y limitaciones personales apuntan a la falta de amor por nosotras mismas y la dificultad para poner límites a los demás. No quererse está unido a decirnos HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO! Creo que las relaciones, con el jefe, con la pareja, con los amigos, con los hijos o con cuestiones más abstractas como son el dinero, el tiempo o el propio estado, son el perfecto termómetros que mide lo que nos amamos. ¿Hasta dónde aguantamos en un lugar o en una situación que nos incomoda y nos oprime?

Y la respuesta es clara y nos lleva al epicentro de la falta de amor que todxs padecemos: No nos sentimos con poder para cambiar la situación en la que estamos, en otras palabras: no te valoras y no confías en tu poder o capacidad.

El sentimiento de propio valor, de merecimiento y el contacto con el poder que se necesita para cambiar situaciones que no nos gustan, según mi experiencia, puede trabajarse y mejorarse poniendo en práctica algunas de estas ideas:

  1. Cumple tus promesas, sobre todo las que te haces a ti misma. La relación con nosotras mismas es una relación al fin y al cabo. Y si nos valoramos poco es entre otras cosas porque hemos perdido la confianza en nosotras mismas. Así que, si trazas un plan de acción o dices que harás algo, HAZLO! Y verás como dentro de ti crece la sensación de que eres de fiar y te sentirás más cómoda y segura día a día. No se trata de ser inflexible y rígida, pero diría que la ley de Pareto puede ser una buena proporción (80-20). Por lo menos lleva a la acción el 80% de lo que dices que harás.
  2. Recupera el contacto con tus emociones. Gracias a la educación que hemos recibido hemos aprendido a priorizar lo intelectual. Tenemos un hiperdesarrollo mental y toda nuestra atención puesta ahí. El análisis, la lógica y otras virtudes de la mente son estupendas pero no siempre son capaces de guiarnos por el mejor camino. La emoción es siempre la que nos indica que una situación nos violenta, nos sobrepasa o nos falta al respeto. Parece increíble pero tardamos tiempo en detectar qué una relación o una situación nos hace daño porque tenemos nuestra atención en la mente olvidando las emociones. Las emociones residen en el cuerpo, de vez en cuando obsérvate y baja tu atención a tu cuerpo para saber qué está pasando. Ah! Otro indicativo de que algo te incomoda son las adicciones, si estás con alguien y no parar de fumar o atusarte el pele, enciende la luz de alarma e investiga que sientes.
  3. Reconcíliate con tus ciclos femeninos. Me dediqué a investigar, hace algún tiempo, sobre el ciclo menstrual y llegué a la conclusión de que algo tan propio de la mujer como es la menstruación esté tapado y se asocie a la vergüenza directamente lleva a que en una parte inconsciente de todas las mujeres no nos sintamos adecuadas e interioricemos que algo no debe andar bien en nosotras. Una vez al mes nos ocurre algo que debemos disimular, que no debe notarse y aún menos verse. Es algo tan intrínseco de las mujeres que esta conectado con nuestra dignidad de ser. El hecho de que la menstruación sea invisible, enlaza con nuestro valor personal. Así que, un buen ejercicio que escuché de Alejandro Jodorowsky puede ser hacer un autorretrato con tu sangre menstrual. ¿Te atreves?

En Septiembre abrimos puertas para nuestro programa online de crecimiento personal para mujeres. ALQUIMISTAS. Apúntate a nuestra newsletter (aquí) o sigue en contacto con Gansos Salvajes a través de las redes sociales para ser la primera en enterarte.

SUSCRÍBETE

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *