Por Laura Martínez Hortal. Directora

Escribí mi primer editorial llena de incertidumbre, miedos e ilusión. Ahora comienzo éste con un tono muy distinto, tengo la seguridad de que somos capaces de hacerlo y de que nuestros Gansos vuelan a lugares dónde son bienvenidos y agradecidos. Me siento llena de agradecimiento hacia todas las lectoras y receptoras, así como a las colaboradoras de la revista. Gracias por dar vida a este proyecto con vuestro apoyo!

Estamos en otoño y a medida que se acerca el invierno la luz disminuye. Es tiempo de descanso y recogimiento. Vivimos en un contexto social que incentiva la actividad, la vida exterior, la juventud, la productividad y los resultados continuos. El hogar, la madurez, nuestro espacio interior psicológico y el descanso, son valores poco populares en estos tiempos.

Como portada tuvimos la idea de poner una mujer descansando, mirando hacia adentro, disfrutando su cuerpo, en comunión con la tierra y con su propia naturaleza porque nos parece una imagen subversiva. Ojalá podamos así ayudar a normalizar esta actitud de deleite, de tiempo sin tiempo y de reposo, para que nos vayamos permitiendo todas (empezando por mí) cada día un ratito de esta medicina gratuita. Agradezco a Mónica, nuestra modelo de portada, su alegría y disposición. Posee un carácter y una fuerza que se transmiten a través de la tinta impresa.

Este número es muy especial para mí por muchas razones. Me siento súper agradecida a Isabel Allende por concedernos la entrevista y por su sabiduría inspiradora. Su lectura me ha dado perspectiva y positividad con respecto a la situación de este mundo y de las mujeres. Me emociona particularmente de este segundo número nuestro reportaje de moda. En estos días he recordado que la primera dirección de web que escribí en un navegador cuando tuve internet en casa fue www.elninodelaspinturas.com. Estaba enamorada de sus grafitis que tapizan las paredes de Granada llenando sus calles de sensibilidad, poesía y belleza. Yo era adolescente y me encantaba dibujar. Me apasionaban los grafitis pero nunca salí a la calle con un bote de spray. Con los años me di cuenta de que había mucho oculto en lo que deseaba hacer y no hacía. He entendido que la forma en la que las mujeres ocupan el espacio público es muy distinta de la forma de estar en la calle de un hombre. El poder y la seguridad que se requiere para estar dispuesto a realizar este acto, que ha ido transformándose de delito a hecho artístico, es muy grande y en las chicas jóvenes, generalmente, el poder y la seguridad no son actitudes muy desarrolladas.

Hemos recreado escenas de mujeres pintando muros de la calle con fuerza y seguridad. Las imágenes tienen el poder de entrar en nuestro inconsciente y abrir nuevas posibilidades. Mi esperanza humilde es que quiénes permitan que estas imágenes formen parte de su imaginario personal inconsciente puedan ganar en valor y seguridad. No muchas desean pintar en la calle, pero sí vivirse a si mismas como portadoras de un mensaje valioso, de capacidad creativa y expresiva y verse como merecedoras de ocupar un espacio mayor del que ocupa un cuerpo encogido por el miedo a la crítica o a la opinión ajena.

Nos gusta la moda pero no cualquier moda, ni a cualquier precio. Mostramos moda ecológica, reciclada y sostenible llevada por mujeres reales en contextos de poder personal y ésta (nos lo han confirmado nuestras lectoras y lectores) es una gran diferencia. Deseo que disfrutéis los resultados. 

Y por último, lo más importante. Finalizo este editorial agradeciendo profundamente al equipo de mujeres que han trabajado en este número. Ana Aguilera, Antonia Peña y Ana Pérez llevando las riendas de esta aventura con la máxima profesionalidad. María Zafra, Marcela Castro y Noemí Genaro regalándonos las fotografías que llenan de color estas páginas. A Violeta Voltereta y Lindy Longhurst cuyas ilustraciones se están convirtiendo en parte de la identidad de Gansos Salvajes. Y a todas las personas que han colaborado, escribiendo, posando, ilustrando, cediéndonos ropa, prestando espacios y distribuyendo… Y sobre todo, poniendo el deseo de materializar este sueño por encima del dinero. Juntas estamos sembrando y alegrándonos de los primeros tallos que brotan de la tierra esperando que pronto haya un nuevo bosque que llene el mundo de la prensa femenina de vida y oxígeno.

Si te gusta nuestro estilo y no quieres perderte nada, apúntante a nuestra lista de email y recibe un NÚMERO GRATIS de Gansos Salvajes Magazine. Puedes hacerlo aquí aquí>

SUSCRÍBETE

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *