Hoy compartimos el artículo completo que se publicó en el primer número de la revista Gansos Salvajes, sobre Bioneuroemoción (Antigua Biodescodificación).

Dentro del paradigma de la BioNeuroEmocion sabemos que detrás de cualquier síntoma físico, mental o comportamental siempre hay un componente emocional.

Así pues lo que la medicina convencional llama “enfermedad” estaría relacionado con una o varias emociones reprimidas y reducidas al silencio después de su aparición en nuestras vidas por no haber sabido gestionarlas adecuadamente. Esas situaciones de impacto emocional se caracterizan por la entrada en incoherencia emocional de la persona que es sencillamente ese estado en el que aquello que sentimos (corazón), pensamos (mente) y hacemos (cuerpo) no se mueve en la misma dirección. Esas emociones no expresadas en el momento adecuado a causa del juicio, declaradas “políticamente incorrectas” por chocar frontalmente con nuestras creencias más profundas, cultura, religión o educación, y aún activas a día de hoy, habrían sido impresas en nuestro interior, en nuestro inconciente, por nosotros mismos en algún momento de nuestra vida, o por alguno de nuestros ancestros al que nos une lo que llamamos una fidelidad familiar inconsciente.

Diariamente, somos asaltados por numerosas situaciones físicas externas a las que nuestro sistema de protección inconsciente, al mando del cual está nuestro cerebro, da las adecuadas soluciones; así, activa la sensación de hambre, cuando nuestras reservas de glucosa flojean, el estornudo, cuando un cuerpo extraño entra en nuestras vías respiratorias o el vómito, cuando una sustancia tóxica es ingerida a través de nuestra alimentación. Todas ellas son soluciones biológicas temporales aplicadas con el fin de la supervivencia, que es el principal objetivo de cualquier ser vivo sobre la Tierra. Una vez desaparecido el agente desestabilizante (la falta de glucosa, la partícula de polvo o la seta venenosa), el cerebro interrumpe la reacción activada y la persona vuelve a la normalidad.

Ilustración: Violeta Voltereta

 

Pero ¿qué sucede cuando el agente amenazante es de tipo psíquico? ¿Qué ocurre cuando una situación imprevista, inesperada, más o menos dramática, vivida en aislamiento y sin solución aparente llega a nuestras vidas, como un mísil? Estamos hablando de situaciones desestabilizantes como pueden ser un insulto o una situación delicada como que se instale tu suegra en casa o que te despidan del trabajo… ¡Pues lo mismo! Aquí nuestro sistema de protección psíquico, con el cerebro al mando, detecta como nuestros niveles de estrés se disparan cuando no respondemos de una forma coherente ante esa situación, al reprimir la emoción que realmente sentimos y sustituirla por otra “políticamente correcta”… y en este caso también activa la mejor solución que nos puede proporcionar para recuperar nuestro equilibrio emocional inicial. Pero no hay que olvidar que el campo de acción sigue siendo puramente biológico y, por tanto, la solución va a tener un sentido biológico.

Así pues, si acepto la estancia de mi suegra en mi casa cuando en realidad vivo esa situación como “indigerible” (“¡Pero claro! ¿Cómo le puedo yo dar ese disgusto a mi pareja? ¡No quiero causar problemas!”), la solución que mi inconsciente me va a dar pueda ser generar más ácido en el estómago para facilitar esa “digestión pesada” con los consecuentes problemas digestivos que eso conlleve… Sin embargo, ese trastorno no está ahí para fastidiarme o castigarme, sino que es la mejor solución biológica que mi sistema de protección inconsciente encuentra para superar ese conflicto. Mientras el conflicto siga activo, mientras no exprese de forma consciente esa emoción de rabia que no expresé, que reprimí, y pase a la acción en consecuencia a mis creencias, seguiré en incoherencia emocional, estresado, y la solución biológica del exceso de ácido seguirá activa.

Es por eso que en BioNeuroEmocion no hablamos de “enfermedad” sino de “programas biológicos de adaptación”.

Como se mencionaba al principio del artículo, el impacto emocional no siempre tiene su origen en un punto de nuestra historia cronológica, de nuestra edad, sino que puede proceder de lo que denominamos nuestro Proyecto/Sentido y/o de nuestro Transgeneracional.

Cuando hablamos de Proyecto/Sentido nos referimos a la situación emocional de los padres en el espacio comprendido entre los nueve meses antes de la concepción del hij@ y los 3 años de edad. La mamá, y evidentemente todo aquello que influya en su estado emocional (pareja, familia, las condiciones sociales, económicas y culturales del momento,…), va a ser un pilar determinante en el desarrollo futuro del hij@ y no sólo por la calidad de los nutrientes que circule por su sangre.

Cuando el bebé está en el vientre de la madre, éste vive todos los estados emocionales de ésta como si fueran suyos: sus alegrías, tristezas, preocupaciones y también sus incoherencias emocionales, con todo lo “no expresado”. El bebé se comporta aquí como una “esponja” absorbiendo toda la información de su alrededor que, sin filtros, sin juicios, va a constituir los programas inconscientes con los que va a funcionar como futuro adult@. Es por ello que algunas de nuestras enfermedades se encuentran programadas en esta etapa de nuestra vida.

Pero no solamente hablamos de la etapa uterina, sino incluso a la anterior a la concepción, que está llena también de información emocional que gira alrededor del bebé como proyecto de futuro adult@; por eso es importante tener en cuenta qué pasaba por la cabeza de nuestros padres alrededor de nuestra concepción: si querían niño o niña, si era o no desead@, cómo sentía mamá la relación con papá…

La ciencia ha concentrado su atención en el determinismo genético y nos ha ocultado durante mucho tiempo la enorme influencia que los estados emocionales tienen en la vida y cómo nuestras creencias y sentimientos, en esta primera etapa, influyen en el desarrollo de nuestros hijos.

Ilustración: Violeta Voltereta
Ilustración: Violeta Voltereta

Cuando hablamos del Transgeneracional nos referimos al estudio del árbol genealógico y sus memorias familiares. Su objetivo es poder poner en nuestra consciencia la historia de la familia, comprenderla y poder comprender el rol, al que estamos (inconscientemente) invitados a jugar a lo largo de nuestra vida. Ahí podemos ver ciertas similitudes entre ciertas áreas de nuestras vidas y ciertos aspectos del árbol. De esta forma, estamos invitados a resolver situaciones emocionales no resueltas que han sido excluidas de la conciencia familiar.

De la misma forma que aceptamos que cada uno de nosotros dispone de un sistema de protección inconsciente que vela por nuestra supervivencia, podemos entender que también existe un sistema de protección inconsciente familiar que vela por la supervivencia del clan. Éste “escucha” todas aquellas situaciones emocionales no correctamente gestionadas en algún lugar del árbol y también les da una solución biológica mediante algún miembro del clan.

El árbol denuncia así a través de sus miembros todos los secretos, lo “no expresado”… las incoherencias emocionales que pueden manifestarse muchas veces en forma de enfermedades concretas.

No debe entenderse el P/S y el Transgeneracional como un lastre, sino como la oportunidad de sanar unos errores que, de no somatizarse en el cuerpo, no tendrían fin.

Un acompañamiento como el que ofrece la BioNeuroEmocion puede facilitar la emergencia de esas emociones ocultas desde el inconsciente hasta nuestra conciencia, aportando así la aceptación de la persona de lo que no se pudo gestionar en el momento del impacto emocional. Dicha aceptación lleva a la coherencia y a la paz interior, a la mejora e incluso hasta el restablecimiento.

La revista Gansos Salvajes, trata temas variados basados en la evidencia científica y en el impacto real de los hábitos que ha impuesto nuestro modelo de sociedad. Estamos comprometidas con la belleza, pero no a cualquier precio. Sólo usamos como modelos a mujeres reales de edades variadas, no usamos Photoshop para retocar su físico y siempre visten con ropa de tejidos orgánicos y sostenible. Aquí puedes ver una versión de prueba y aquí comprarla en papel (sin gastos de envío*) o en digital.

*SIN GASTOS DE ENVÍO.(España peninsular)

SUSCRÍBETE

3 Comentarios

  1. Que tranquilidad me aporta ver que “alguien” ha explicado exactamente algo en lo que yo creo, de forma clara y con las palabras precisas. Estoy totalmente de acuerdo y me alegra ver un paso más hacia un futuro más consciente.
    Deseo que lo lean y se interesen muchas personas por vuestra revista, ya que publicáis artículos muy interesantes, de la realidad que muchos no quieren mirar. Con artículos así, confío en que alguna semilla dejaremos en muchas personas y poco a poco, en cada uno, irá creciendo de una forma u otra.
    Gracias por compartir, por compartiros.

    Rocío

  2. Gracias por vuestro mensaje. El apoyo es mutuo, yo también me he sentido respaldada con algunos de vuestros artículos. Tenéis razón, y las dificultades (en el fondo) aportan mucho más que las facilidades. A la larga, alegrías verdaderas, entre otras!
    Cualquier cosa os dejo mi email: rocio_9013@hotmail.com
    Me gustaría que contarais con mi apoyo, conocimientos, experiencia… Para construir camino.

    Saludos!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *